Estremecedor relato: Tirador de Texas le dijo Texas, AFP.

Estremecedor relato: Tirador de Texas le dijo "buenas noches" a una de las profesoras que asesinó y puso "música triste"

  • Por Nicolás Díaz Canales

Miah Cerrillo, de 11 años, es una de las sobrevivientes de la matanza en la escuela de Uvalde, en Texas, Estados Unidos. La menor fingió estar muerta cubriéndose con la sangre de uno de sus compañeros y es quien ha relatado el ataque para "prevenir que tragedias como estas les ocurran a otros niños".

"Buenas noches"

Según la pequeña, ese día martes su curso recién había terminado de ver "Lilo & Stitch", cuando las dos profesoras recibieron la alerta de un tirador activo en la escuela.

Una de estas corrió a asegurar la puerta, pero Salvador Ramos (18) ya estaba allí. De acuerdo al relato de Miah a CNN, el atacante disparó a la ventana de la puerta e ingresó al salón de clases empujando a la docente, con quien "deliberadamente" hizo contacto visual antes de decirle "buenas noches" y dispararle.

Miah no recuerda cuál de sus dos profesoras, Irma Garcia (46) o Eva Mireles (44), fue asesinada primero, pero señaló que rápidamente Ramos mató a la otra educadora y a varios de los 19 niños asesinados esa jornada.

"Música triste"

De acuerdo a la pequeña, que quedó herida con fragmentos que golpearon su cabeza, hombros y espalda, el atacante después se trasladó a otra sala, desde la cual Miah escuchó los gritos de otros de sus compañeros cuando eran asesinados.

Fue ahí cuando Ramos colocó música fuerte y triste, que le describió a CNN como música de "quiero que muera gente". 

Mientras el atacante estaba en ese otro salón, Miah se frotó sangre de uno de sus amigos asesinados para parecer muerta. Durante ese mismo tiempo, ella y otro de los niños sobrevivientes tomaron el teléfono de una de las profesoras y llamaron al 911 para pedir ayuda.

Tras esto, la niña se quedó quieta sobre uno de sus compañeros muertos por cerca de una hora hasta que la policía mató a Ramos, sin embargo, la familia de la valiente menor dice ella estaba convencida de que estuvo atrapada en la escuela por lo menos unas tres horas.