Twitter

"Nos destrozaron el alma": Nieto ordena el asesinato de su abuela comerciante para robarle dinero

  • Por Meganoticias

El cadáver de Dionicia Sánchez Contreras, una comerciante de 65 años, fue localizado calcinado en una zona boscosa. La abuela fue asesinada por orden de su nieto de 17 años y luego quemada para desaparecer su cuerpo.

El adolescente pretendía robar un dinero que la mujer tenía en su vivienda en El Piñal, municipio Fernández Feo del estado Táchira, Venezuela. La abuela vivía sola con su nieto, a quien cuidaba desde que el padre migró a Estados Unidos, reportó el diario La Nación.

El joven fue el autor intelectual del crimen y habría operado junto a otras personas, quienes se ocuparon también de la quema y traslado del cuerpo hacia la carretera a San Joaquín de Navay, municipio Libertador, donde fue encontrado a la mañana siguiente del suceso.

Dionicia Sánchez fue asesinada de un golpe en la cabeza, pues presentaba una herida abierta en la región temporal derecha. Fue reconocida por las características fisionómicas del rostro y del cabello y por el esmalte y diseño de las uñas del pie derecho que apenas se podía apreciar.

Mata a su abuela con ayuda de tres adultos

Por el homicidio fueron detenidos su nieto, Víctor Díaz, mecánico de 50 años, señalado también como autor material; Daniel Rondón, vigilante de 63 años, y Freddy Prada, de 48 años, informó el director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, difundió El Pitazo.

“Todo el que conoce a mi mamá sabe muy bien que no merecía esto (...) Nos destrozaron el alma realmente (...) Si la querían robar, roben, pero no le hagan eso”, declaró desde Estados Unidos el hijo mayor de la víctima, Héctor Parra, antes de conocer que fue su sobrino quien ideó el macabro plan.

El nieto había declarado a las autoridades que la noche del asesinato, a eso de las 9, estaba durmiendo en su habitación y no escuchó ningún ruido extraño cuando presuntamente se llevaron a la fuerza a su abuela. Aseguró que se despertó el sábado 10 de septiembre y la mujer no estaba en la casa.

Cuando la policía llegó a la vivienda, solo encontró el calzado que la comerciante acostumbraba usar en su día a día junto a las llaves de su local ubicado en la misma casa y una caja de madera donde guardaba el dinero de las ventas de su negocio de plásticos.

Amigos, familiares y vecinos protestaron para exigir justicia por la muerte de Dionicia Sánchez, querida y respetada en su comunidad.

Leer más de