Crónica

"¿Alguna vez voy a recuperarla?": El dramático relato de la madre de una niña diagnosticada con misteriosa hepatitis

  • Por Diego Alonzo

Baelyn Schwab, es una de las niñas que resultó afectada con la misteriosa hepatitis aguda, que al día de hoy la tiene internada bajo observación en un recinto hospitalario ubicado en Estados Unidos.

La pequeña de dos años comenzó a presentar síntomas el pasado 22 de abril, luego de que comenzaran a brotar ronchas rojas por todo su cuerpo, aunque en un comienzo, Kelsea, su madre, pensó que se trataba de varias alergias combinadas, informa Crónica.

Pese a aquello, decidió llevarla al médico para saber lo que estaba ocurriendo. En ese preciso lugar, los doctores le administraron una dosis de epinefrina, lo que provocó que las manchas desaparecieran.

El diagnóstico de la niña

Pero la emergencia no terminó allí, puesto que un día después, los padres de la menor de dos años captaron que sus ojos estaban amarillentos, razón por la cual volvieron al hospital.

El especialista que trató a la pequeña le extranjo sangre y horas después llamó a los padres para informarles que tenían que trasladarse a Minneapolis cuanto antes: "Es la única manera en la que van a poder salvarla de esta hepatitis. No hay tiempo para esperar", les advirtió.

El recinto médico le prestó ayuda a la familia y lograron ser trasladados en helicóptero a otro hospital, donde Baelyn se mantuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos tras ser diagnosticada con la misteriosa hepatitis.

"¿Alguna vez voy a recuperarla?"

El estado de salud de la pequeña estaba empeorando, por lo que su madre se manifestó preocupada: "Ella comenzaba a temblar y le costaba sentarse, y no podía mantener la cabeza erguida, y solo verla pasar por eso era como, 'esta no es mi hija, ¿alguna vez voy a recuperarla?'", sostuvo.

De acuerdo a lo anterior, Baelyn debió ser puesta en una lista de espera para recibir un trasplante de hígado, hasta que finalmente logró someterse a la respectiva cirugía que duró alrededor de 36 horas.

Después de concretarse la operación, la mayoría de los síntomas de la niña desaparecieron, aunque los doctores fueron enfáticos en señalar que aún no estaba fuera de peligro, ya que para ello hacía falta alrededor de un año. A su vez, indicaron que deberá permanecer dos meses en el hospital para ser monitoreada.

Leer más de