The Sun

"Su cuerpo luchaba contra mí": La historia del doctor que fue obligado a operar y sustraer órganos de prisioneros vivos

  • Por Diego Alonzo

A sus 32 años, Enver Tohti, un cirujano oncológico, recibió una propuesta que marcó su vida para siempre. El médico había huido recién de la zona de Xinjian, tras las amenazas del régimen comunista chino, cuando le preguntaron si quería "hacer algo salvaje".

La situación se produjo en 1995 y a partir de allí no hubo vuelta atrás, puesto que el doctor fue ingresado a una minivan y trasladado a un lugar secreto donde se vio obligado a operar prisioneros vivos, en lo que se cree que es un presunto negocio multimillonario relacionado con el trasplante ilegal de órganos, en el que no solo él fue forzado a participar.

Tohti, que ahora tiene 58 años, aclaró que hubo un hecho en particular que aún no puede borrar de su cabeza y que fue, precisamente, cuando lo obligaron a realizar una de estas cirugías, informa The Sun.

La llegada del doctor al lugar secreto

El viaje hacia este lugar secreto, ubicado en la región de la Montaña Occidental, comenzó cuando la persona que estaba a cargo en ese entonces le ordenó al Tohti que buscara "herramientas de operación más grandes" y que al otro día se presentara para comenzar con su trabajo.

Así fue como él y otras siete personas se subieron horas después a la mencionada minivan, que en medio del recorrido, en vez de llegar a un recinto hospitalario, se desvió, razón por la cual el doctor comenzó a entrar en pánico.

Pero todo tenía una explicación. Y es que todos iban rumbo a un campo de ejecución en Ürümqi: "Estaba tan asustado porque pensé que me iban a disparar", sostuvo el médico en ese momento.

Cuando llegaron al lugar, de pronto el grupo empezó a escuchar una ráfaga de disparos y otros sonidos como motores de autos y silbatos.

En ese instante, el equipo se encontró con un sector donde había al menos 10 cuerpos que estaban acostados en una ladera: "Estábamos mirando los cuerpos sin emociones y luego había un oficial de policía gritándonos, diciéndonos que fuéramos al extremo derecho", manifestó Tohti.

 

El médico años atrás / The Sun

 

La impactante cirugía

El doctor comentó que después vio el cadáver de una persona que vestía de civil y que estaba siendo colocado en una camioneta: "Mi cirujano jefe me llamó y me informó. Me dijo que le quitara el hígado y los riñones lo más rápido posible", afirmó.

A raíz de lo anterior, el oncólogo indicó que "luego me convertí en un robot... Cuando traté de cortar, el hombre luchaba".

En esta línea, remarcó que "su cuerpo luchaba contra mí, así que asumí que estaba vivo porque obviamente sentía el dolor y cuando lo atravesé vi que sangraba, lo que significa que el corazón todavía bombeaba sangre".

 

El médico actualmente / The Sun

 

Al momento de terminar con la operación, Tohti entregó los órganos a su cirujano jefe y después le dijeron que "regresara al hospital y recuerde, lo de hoy nunca sucedió".

La vida para el médico cambió totalmente después de ese episidio que le tocó vivir. Incluso, contó que quedó con diversas secuelas y que aún no puede olvidar ese terrorífico momento.

"Siempre está en mi cabeza. Traté de olvidarlo, pero no pude", agregó el protagonista de esta trágica historia, quien ahora es parte de una campaña contra la sustracción de órganos.

Leer más de