Instagram

"Cuando es malo es el peor": Expareja de Miguel Bosé dice que vivió una "historia de terror" al final de su relación

  • Por Meganoticias

Miguel Bosé y Nacho Palau compartieron toda una vida como pareja. Pero, después de 26 años, ambos tienen malos recuerdos de la relación y, en la primera entrevista que el escultor concede, calificó de “historia de terror” los últimos días vividos al lado del cantante.

Culminando el 2021, el cantante -en una entrevista para la revista mexicana Quién- había calificado la separación como “traumática”, tras renegar de su exnovio y del tiempo compartido al lanzar una fría sentencia: “Fue una relación de convivencia, no de pareja”.

Lo cierto es que la ilusión de formar una familia con sus 4 cuatros hijos, procreados a través de la gestación subrogada, culminó en una disputa legal. El valenciano continuará su lucha para que los niños no crezcan separados, ni visitándose sólo en vacaciones.

Todo sobre Miguel Bosé

Nacho Palau rompe el silencio sobre Miguel Bosé

A finales de 2018 se conoció la separación de Miguel Bosé y Nacho Palau. Muchos quedaron sorprendidos, pues la relación la vivió a la sombra de su vida artística. Y a 4 años de esa ruptura, el escultor nacido en Valencia, España, accedió a conversar por vez primera sobre su historia de amor con la súper estrella.

En exclusiva para la revista Diez Minutos rompió el silencio y dio su versión de los años junto al intérprete de “Amante Bandido”. A su juicio los problemas comenzaron a surgir cuando decidieron convertirse en padres y nacieron los gemelos, Diego y Tadeo, los hijos biológicos de Miguel.

Recordó que la crisis como pareja comenzó cuando se volvió autoritario y tomó el tema de la seguridad de los niños como el centro de una paranoia. "Miguel se empezó a obsesionar con la seguridad de los niños y esa obsesión fue haciéndose más grande (...) Imponía su criterio siempre, y cada vez lo hacía más. Eso y otras cosas minaron la relación”, dijo.

Tanto fue el cambio que dio al ser padre que “cuando nacieron los niños, se le empezó a agriar el carácter”, mencionó Palau, quien además posó para una sesión fotográfica.

Para nadie es un secreto el carácter explosivo que posee Miguel Bosé, y Palau, sin tapujos, lo describe para explicar cómo la relación que se quiso consolidar con la llegada de los hijos, se convirtió de un precioso cuento a una “historia de terror”.

Al romperse todos los vínculos, Bosé hizo de México su país de residencia y Palau se quedó en España, específicamente en Valencia, con sus dos gemelos Ivo y Telmo.

"Nos llevábamos fatal"

Sin medias tintas, va relatando una vida y unos años en los que nunca encajó con la nueva versión en la que se había convertido su pareja, sin poder para suavizar sus actos.

Contó sobre su estadía en Panamá, en el año 2014. “Nos llevábamos fatal. Yo me fui fatal de esa relación. Su comportamiento, su carácter y forma de ser, todo era tremendo”.

Y sin muchas pausas, culminó su exposición categorizando la personalidad del intérprete. “Miguel cuando es bueno es muy bueno, y cuando es malo es el peor”, aseguró.

Aunque habló de la parte más oscura de su carácter, Palau recordó su versión más positiva. “Él me dijo que se había decepcionado, desenamorado. Es un tío maravilloso, divertido, lo he tenido todo con él, pero cuando algo se deteriora y se termina...”, dijo al lamentar la situación.

También se defendió de las acusaciones de Bosé, quien declaró a su amigo Jordi Évole, en una entrevista reveladora, que las dificultades sentimentales lo impactaron y comenzó a tener problemas con su voz.

Palau lo desmintió categóricamente recordando el pasado. “Imposible, él ya tenía problemas de voz cuando fuimos a Panamá, incluso antes, consultó a especialistas en Madrid y Suiza. Yo no tuve nada que ver”, publicó el portal Nius.

Todo sobre Famosos