"Médico terrorista" es acusado de envenenar a 11 pacientes y causar la muerte de una colega

  • Por Macarena Lastarria Mallea

Consternación ha causado el caso de un anestesiólogo que ha sido apodado por las autoridades estadounidenses como "médico terrorista", ya que habría envenenado al menos 11 pacientes, además de causar la muerte de uno de sus colegas.

Se trata de Raynaldo Rivera Ortiz Jr., de 59 años, quien es acusado de ser el responsable de que una serie de pacientes sanos sufrieran complicaciones misteriosas y potencialmente mortales durante cirugías de rutina.

Rivera fue detenido el pasado 15 de septiembre, a casi un mes de que fuera las cámaras de seguridad de un hospital captaran el momento preciso en el que el hombre colocó una bolsa intravenosa en un calentador de acero inoxidable fuera de una sala de operaciones.

Muerte de una colega

El pasado 21 de junio fue una compañera del médico, la anestesióloga Melanie Kaspar se llevó a casa una bolsa intravenosa para hidratarse debido a una enfermedad. Sin embargo, sufrió una falla cardiaca que terminó provocándole la muerte. 

Según detalló Fox News, su deceso generó muchas inquietudes y la autopsia reveló que había sido envenenada con bupivacaína, un medicamento que bloquea los nervios para evitar el dolor durante cirugías.

Asimismo, a un joven de 18 años también se le administró una solución salina, aparentemente contaminada por Rivera, en una cirugía rutina, cuando de pronto "el corazón comenzó a latir fuera de control y su presión arterial se disparó".

 Posteriormente, personal del hospital identificó 10 anomalías médicas adicionales que creían que eran "parte de un patrón de adulteración intencional"

"Un solo incidente de daño aparentemente intencional al paciente sería desconcertante; varios incidentes son realmente perturbadores. En este momento, sin embargo, creemos que el problema se limita a una persona, que actualmente está tras las rejas", dijo el fiscal federal Chad E. Meacham

Al momento de ser detenido, la policía encontró que Rivera vivía en una lujosa casa, tenía varios autos y 7 mil dólares en efectivo. Actualmente, permanece bajo custodia mientras esperaba el juicio sin derecho a fianza y arriesga cadena perpetua por las acusaciones en su contra.