Una niña de 4 años salvó la vida de su hermanito que necesitaba un trasplante. Mirror

"Estamos muy orgullosos de ella": Niña de 4 años salva la vida de su hermanito que necesitaba un trasplante

  • Por Diego Alonzo

Carey Austin fue diagnoticado con un tipo raro de cáncer a la sangre cuando solo tenía ocho meses. En este contexto, los doctores le dijeron a su familia que necesitaba urgente de un trasplante de células madre para sobrevivir.

El pequeño había presentado problemas de salud en noviembre del año pasado, pero sus padres, al comienzo, pensaron que se trataba de una bronquitis, puesto que su hermana mayor Aubrey Austin, de cuatro años, había enfermado anteriormente.

El niño fue derivado a urgencias y los especialistas terminaron diagnosticándole leucemia mielomonocítica juvenil, una forma rara y grave de leucemia, informa Mirror.

Su hermana le salvó la vida

Los padres de Carey no eran compatibles como donantes, por lo que los doctores optaron por analizar la médula ósea de su hija. Así fue como descubrieron que ella era "la pareja perfecta" para el menor.

"Habíamos estado orando para que ella lo salvara, así que recibir la noticia de que ella era compatible con él fue simplemente increíble", expresó Naomi, la madre de los niños.

 

Mirror

 

Ante los riesgos que podía implicar el procedimiento, la mujer dejó en claro que "nos sentimos culpables por someterla al procedimiento, pero cuando hablamos con ella al respecto, todo lo que quería hacer era ayudar. Estábamos muy orgullosos de ella".

El trasplante

La operación se llevó a cabo en el Great Ormond Street Hospital de la ciudad de Londres, en Inglaterra, y tuvo una duración de dos horas. En el procedimiento, los doctores extrajeron las células madres de la niña y las colocaron en el organismo de su hermano a través del método de goteo.

Naomi reveló que la cirugía fue especial para la familia, no solo por el rol que cumplió Aubrey, sino también porque se produjo en el primer cumpleaños de Carey.

 

Mirror

 

Si bien la niña terminó mareada después de la operación, su madre fue enfática en señalar que nunca se quejó por el dolor, y que estaba contenta de ver a su hermano con vida: "Ella fue tan valiente al respecto. Sabía que su sangre lo salvaría".

"Tener un hijo con cáncer es una de las peores cosas que te pueden pasar. No nos dimos cuenta de que era leucemia, así que estamos agradecidos de que se haya detectado a tiempo", agregó.

Leer más de