Declaran estado de emergencia en Nueva York por presencia de poliomielitis en aguas residuales Pexels / Referencial

Declaran estado de emergencia en Nueva York por presencia de poliomielitis en aguas residuales

  • Por Ariel Araya

¿Qué pasó?

Este viernes, la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, declaró Estado de emergencia por desastre, luego que las autoridades sanitarias encontraran "evidencia de poliomielitis circulante". 

¿Dónde se detectó el virus?

A través de un comunicado se informó que el virus se detectó tras realizar pruebas de rutina en las aguas residuales de las localidades de Manhasset, Glenwood Landing, Port Washington y Roslyn, todas ellas en el condado de Nassau.

De acuerdo a Infobae, previamente se había encontrado en aguas residuales recolectadas en los condados de Rockland, Orange, Sullivan, así como en la ciudad de Nueva York.

Según el citado medio, las cepas recuperadas están genéticamente vinculadas al único caso de poliomielitis identificado en el estado: un residente de Rockland.

Eso sí, el ejecutivo del condado de Nassau, Bruce Blakeman, aseguró que en esa zona no tienen registrado ningún caso de la enfermedad.

"No quiero alarmar a nadie, no se han descubierto casos de poliomielitis aquí en esta región o en el condado de Nassau", afirmó.

¿Qué es la poliomielitis?

El Departamento de Salud de Nueva York (NYSDOH, por sus siglas en inglés), define a la poliomielitis como una enfermedad potencialmente grave, ya que se trata de un virus que puede afectar el sistema nervioso y causar debilidad muscular, y en algunos casos pueden provocar parálisis o la muerte.

Asimismo, resulta muy contagiosa y una persona es capaz de propagar el virus incluso si no está enferma o experimenta síntomas.

Según Infobae, la poliomielitis ingresa al cuerpo a través de la boca, generalmente de las manos contaminadas con las heces de una persona infectada, o mediante transmisión respiratoria y de boca a boca a través de la saliva.

En cuanto a los síntomas, estos pueden ser leves y similares a los de la gripe (fatiga, fiebre, dolor de cabeza, rigidez, dolor muscular, vómitos), y pueden tardar hasta 30 días en aparecer, tiempo en el que una persona infectada puede transmitir el virus. 

Los síntomas más graves incluyen parálisis, discapacidad permanente o síndrome pospolio, e incluso la muerte.

Leer más de