Facebook

"No aceptamos ningún perdón": habla familia de joven asesinada por motochorros para robarle el celular

  • Por Vladimir Núñez

Loriana Tissera tenía tan solo 14 años cuando fue fusilada de un disparo en la cabeza en la vereda frente a la casa de sus abuelos, en la provincia de Córdoba, Argentina, por dos motochorros que se llevaron su celular, para posteriormente venderlo en 400 pesos argentinos (alrededor de 2800 pesos chilenos). 

Los culpables del asesinato perpetrado a sangre fría, Alan Osvaldo Abregú Valverde y Diego Andrés Silva, fueron condenados a cadena perpetua. Tan solo unos minutos antes de conocerse el veredicto, la madre de Loriana se arrodilló ante el juez y le rogó la pena máxima para ellos.

El crimen

Loriana se encontraba jugando con su hermano menor en la vereda de afuera de la casa de sus abuelos, en el momento en que aparecieron los dos motochorros y frenaron a unos cinco metros de ella. Uno de ellos comenzó a apuntarla con una pistola mientras le exigían que le entregaran su celular.

Al asustarse por la situación que estaba viviendo, la joven intentó correr adentro de la casa para lograr escapar pero fue en ese momento en que el delincuente le disparó en la cabeza, provocándole una muerte instantánea.

Finalmente, los asaltantes tomaron el celular de la víctima y escaparon. Más tarde se conocería que vendieron el dispositivo por 400 pesos argentinos (alrededor de 2800 pesos chilenos)

Las condenas de los asesinos

Según informa TN, en la primera audiencia del juicio, los acusados reconocieron los hechos y pidieron disculpas frente a los jueces y el fiscal, argumentando que tenían "la intención de robar, no de matar a nadie".

Sin embargo, los padres de la víctima no aceptaron sus disculpas, asegurando que: "No aceptamos las disculpas, no aceptamos ningún perdón, de ninguna forma", y que: "Fue un circo para lograr penas más leves".

Pasaron casi dos años del crimen ocurrido el 25 de mayo del 2020 y el juicio llegó a su fin después de una semana de audiencias en la Cámara 8ª del Crimen de Córdoba. Alan Osvaldo Abregú Valverde (autor del disparo) fue condenado por los delitos de coautor de homicidio calificado y robo calificado por uso de arma de fuego. Mientras que, Diego Andrés Silva (quien manejaba la moto) fue encontrado responsable en calidad de autor del delito de violación de domicilio, coautor de homicidio calificado y robo calificado por uso de arma de fuego. Ambos fueron condenados a cadena perpetua.

Minutos antes de conocerse el veredicto, la mamá de la víctima se arrodilló ante el juez y le rogó la pena máxima para los asesinos de su hija.