Una mujer y su novio secuestran y entierran vivo a un empresario que buscaba citas en Badoo: reciben 34 años de cárcel Twitter

Una mujer y su novio secuestran y entierran vivo a un empresario que buscaba citas en Badoo: reciben 34 años de cárcel

  • Por Meganoticias

Lo secuestraron, lo robaron, lo torturaron y lo enterraron vivo. José Antonio Delgado Fresnedo, de 54 años, había concertado una cita a través de la red social Badoo, pero en vez de un encuentro placentero consiguió la muerte en manos de Hedangelin Candy Arrieta Lanzadábal y su novio Mohamed Achraf Darai.

La venezolana, de 36 años, y el marroquí, de 38, fueron declarados culpables de asesinato, con alevosía y ensañamiento, por la muerte del empresario vasco ocurrida en Zaragoza, España.

El jurado también los culpó de robo con violencia, detención ilegal, tortura y estafa e impuso una indemnización de 327.000 euros para los familiares de la víctima, reseñó el diario El Mundo. Por todos estos delitos, la pareja pasará 34 años en la cárcel.

Una cita mortal con “Dulce Ángel”

La muerte del informático se conoció el 27 de septiembre de 2019, cuando las autoridades hallaron su cadáver desnudo en una fosa en la provincia de Zaragoza, luego de tres semanas desaparecido.

El 6 de septiembre, José Antonio concertó una cita con “Dulce Ángel”, como se hacía llamar Hedangelin. El encuentro fue pactado en la web de citas Badoo y la mujer le prometió que tendrían relaciones sexuales.

En el sitio acordado, Hedangelin y Mohamed, miembros de la “banda del Badoo”, lo sometieron y le robaron sus tarjetas de crédito de las que obtuvieron 1.800 euros de diferentes cajeros. También le quitaron su vehículo deportivo y lo vendieron por 21.000 euros, de los cuales ya habían recibido la mitad.

La detención de los homicidas y la reconstrucción de los hechos se logró con la geolocalización de una pulsera antimaltrato que llevaba Mohamed Achraf Darai, quien tenía dos órdenes de alejamiento por violencia machista.

Las abrumadoras pruebas indicaron que José Antonio Delgado Fresnedo fue salvajemente golpeado y enterrado agonizando, aún con vida.

Según la autopsia, el cadáver presentaba traumatismo craneal y 9 costillas fracturadas; también llevaba tierra en la boca, en la faringe, la laringe, el esófago y el estómago, evidencia de su intento desesperado por sobrevivir. Murió por shock hemorrágico, detalló el diario ABC.

“Le arrebataron la vida de la forma más cruel, violenta e inhumada... en ningún momento tuvo posibilidad de defenderse, al estar inmovilizado”, relató la fiscal del caso.

Leer más de