Buque militar estadounidense ingresa en mar de China Meridional y Pekín acusa navegación ilegal Foto referencial: AFP

Buque militar estadounidense ingresa en mar de China Meridional y Pekín acusa navegación ilegal

  • Por Meganoticias-AFP

¿Qué pasó?

Un buque militar estadounidense navegó el jueves por el mar de China Meridional y provocó una advertencia de las fuerzas armadas chinas, en medio de las crecientes tensiones entre las dos potencias.

¿Qué dijeron EEUU y China?

La marina de Estados Unidos indicó que el barco USS Benfold "ejerció los derechos y libertades de navegación en la zona de las Islas Paracelso, acorde con el derecho internacional".

Pero el Comando Sur del Ejército Popular de Liberación (EPL) advirtió que el navío ingresó "ilegalmente" a aguas que Pekín considera como propias.

El EPL "organizó fuerzas navales y aéreas para seguir y monitorear, así como advertir y alejar" al buque estadounidense, señaló en un comunicado.

Tensión en la zona

Pekín se atribuye la soberanía de casi todo el mar de China Meridional, por cuyas rutas comerciales pasan billones de dólares cada año. Partes del mar son reclamadas por Brunéi, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam.

China ha ignorado un fallo de 2016 de la Corte Permanente de Arbitraje, de La Haya, que declaró como carente de base sus reclamos sobre el mar.

Varias marinas occidentales realizan "operaciones de libre navegación" para afirmar la idea de que el mar de China Meridional es una vía internacional.

El paso del USS Benfold del jueves fue la primera operaciones de este tipo conocida este año.

Una semana antes, Estados Unidos presentó sus argumentos más detallados a la fecha contra los reclamos "ilegales" de Pekín sobre el mar de China Meridional, rechazando sus justificaciones geográficas e históricas.

La Oficina de Océanos y Asuntos Ambientales y Científicos Internacionales del Departamento de Estado dijo en un informe que China no tiene bases jurídicas para sus reclamos sobre ese mar.

China rechazó el informe.

En los últimos años, Pekín ha cimentado su control sobre islas y atolones del mar de China Meridional mediante reclamos territoriales y la construcción de instalaciones militares, los cuales han alarmado a muchos de sus vecinos.