Familiares del asesino ayudaron a resolver un caso de homicidio de hace 30 años Pexels / Relacionados

Familiares del asesino ayudaron a resolver un caso de homicidio de hace 30 años

  • Por Ariel Araya

El caso de un homicidio ocurrido hace 30 años logró ser resuelto gracias a la ayuda de la familia del asesino, un hombre que estuvo siempre en la mira de la policía como principal sospechoso, pero de quien nunca se pudo acreditar su participación.

Robert Cates fue detenido el pasado 5 de agosto tras ser acusado de quitarle la vida, en 1992, a John Stagner, de 53 años en ese entonces, al interior de un domicilio, en Estados Unidos. 

El caso

De acuerdo a lo informado por Fox 35, la mañana del 10 de agosto de 1992, la policía acudió a una casa en North Forsythe Road, en el estado de Florida, luego que el cuerpo sin vida de la víctima fuese encontrado por su esposa arriba de su cama, con traumatismo craneal y facial.

Desde un comienzo, Robert Cates figuró como sospechoso, debido a la inconsistencia de su testimonio y el de su familia, pero no había pruebas.

Se pensaba que él podría ser el autor del homicidio, ya que en ese momento era consumidor de drogas, y a menudo tomaba prestadas varias herramientas eléctricas de Stagner, quien era trabajador de mantenimiento, y las empeñaba para comprar drogas.

Según los informes, la víctima lo habría confrontado y pedido que le devolviera las herramientas.

Las denuncias

De acuerdo a los informes, en 1995, tras un intento de suicidio, Cates habría admitido a su familia que mató a Stagner, pero la falta de pruebas nuevamente evitó que pudiera ser acusado.

En 2020, un cercano se comunicó con la Policía para contribuir a la resolución definitiva del caso. 

"A la familia realmente le importaba este caso, incluso si eran la familia del sospechoso, porque el Sr. Stagner había sido muy, muy bueno con la familia Cates. Les daba dinero en el momento en que lo necesitaban o un lugar para quedarse", dijo el detective Kevin Wilson, según el citado medio.

En marzo de este año, la Policía interrogó a la hija y esposa de Cates, quienes siempre le tuvieron miedo por su conducta agresiva.

Fue así cómo nuevamente se abrió una investigación y, en abril, se conoció que el sospechoso, quien estaba en un hospital en Carolina del Norte, le habría dicho a una enfermera que había matado a alguien en Florida, en 1992, y la policía logró obtener su confesión mediante una cámara de video corporal. 

La oficina del alguacil dijo que Cates no explicó el motivo del asesinato durante su confesión. "Simplemente, explicó, más o menos, que golpeó a Johnny con un palo", señaló Wilson. 

Leer más de