MegadenunciasEscríbenos aquí
La historia de la mujer que cambió de identidades y trabajos hasta dar con el paradero de los asesinos de su hija Caracol
  • Mundo

La historia de la mujer que cambió de identidades y trabajos hasta dar con el paradero de los asesinos de su hija

  • Por Meganoticias

Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez fue víctima del brutal asesinato de su hija Karen, secuestrada por unos sujetos durante el 2014 en México. La mujer vivió momentos difíciles tras este macabro crimen, aunque jamás se quedó de brazos cruzados, ya que desde el primer día se propuso buscar justicia para la joven de 20 años.

Así fue como decidió dar con el paradero de los culpables. En una primera instancia, se hizo pasar por una funcionaria común y corriente, e incluso llegó a cambiar varias veces su identidad para que no sospecharan de ella.

Sin embargo, todo fue más allá, debido a que al mismo tiempo portaba un arma de fuego, sabiendo que eventualmente se enfrentaría con asesinos que podrían poner en peligro su vida.

"Se cortó el pelo y se lo pintó"

El New York Times, que tuvo acceso a esta historia, señaló que la mujer "se cortó el pelo, se lo pintó, se hizo pasar por encuestadora, trabajadora de salud y funcionaria electoral para conseguir los nombres y direcciones".

"Inventó excusas para conocer a sus familias: abuelas y primos que, sin saber, le daban los más mínimos detalles", indicó el medio.

Además, reveló que Miriam "los registraba en un cuaderno que guardaba en el maletín negro de su laptop con el que hizo la investigación y los rastreó, uno por uno".

La muerte de la mujer

Finalmente, la mujer ayudó en la detención de diez sospechosos entre 2014 y 2017. Uno de ellos fue un miembro del cartel de Los Zetas, a quien amenazó con su pistola para que se entregara a las autoridades.

Pese a esto, la madre de Karen murió asesinada el 10 de mayo del 2017, frente a su casa, por unos presos que se habían fugado desde una cárcel, entre los cuales figuraban algunos hombres involucrados en el crimen de su hija.

Su esposo, quien estaba mirando la televisión, la encontró muerta boca abajo en plena calle, con la mano en una bolsa junto a su arma.

Miriam ya había dado a conocer que su vida estaba en peligro, pero nadie hizo caso. En este contexto, dos individuos fueron arrestados por su presunta implicancia en su asesinato y hubo un tercer acusado que murió en un tiroteo.

Ver cobertura completa

Leer más de