14 síntomas que se pueden presentar cuando tienes fibromialgia

  • Por Monserrat Saavedra

La fibromialgia es un problema de salud crónico conocido por producir dolor en todo el cuerpo. Esto ocurre porque esta complejidad genera cambios en la percepción del dolor en quienes han sido diagnosticados. 

Se desconocen las causas detrás de este trastorno, pero en algunos casos su origen se puede atribuir a factores externos.

Según explican desde la Fundación Española de Reumatología, se puede identificar después de infecciones bacterianas o virales, o también tras un accidente automovilístico. 

También ha sido ampliamente detectada entre los pacientes diagnosticados con otras enfermedades, tales como artritis reumatoide o lupus eritematoso. 

Si bien la enfermedad tiene el potencial de desarrollarse en cualquier persona de entre 30 y 50 años de edad, estadísticamente, las mujeres son unas siete veces más diagnosticadas que los hombres.

¿Cuáles son los síntomas?

La fibromialgia es de aquellas condiciones consideradas muy difíciles de diagnosticar. Por un lado, no existe una batería de exámenes que permitan detectarla de manera inequívoca. Además, se trata de una condición cuyas manifestaciones podrían ser confundidas con otros problemas de salud.

Según el Servicio de Salud Británico, el dolor en todo el cuerpo es la principal señal. Este se puede concentrar en sitios específicos, como el cuello o la espalda, y con el tiempo puede variar en su severidad. 

Además del dolor, el servicio explica que otros síntomas de la fibromialgia son:

  1. Sensibilidad extrema. El más mínimo roce se puede sentir como un gran dolor. 
  2. Rigidez. Especialmente durante las mañanas, después de despertar, las personas con fibromialgia pueden sentir su cuerpo menos flexible de lo habitual, por lo que se dificultan los movimientos.
  3. Fatiga. Puede variar de casos severos a unos más moderados.
  4. Mala calidad de sueño. No es reparador, sin importar cuántas horas duermas. 
  5. Problemas cognitivos. Procesos mentales como el habla, la memoria, la atención y la concentración podrían verse afectados por la enfermedad.
  6. Dolor de cabeza. Severos o moderados, los episodios de malestar son más frecuentes de lo común. 
  7. Síndrome de colon irritable. 
  8. Mareos.
  9. Mayor sensación de frío o incapacidad del cuerpo para controlar bien la temperatura.
  10. Sensación de urgencia por mover las piernas. 
  11. Adormecimiento u hormigueo en las manos y pies.
  12. Ansiedad.
  13. Aumento del dolor asociado a la menstruación.
  14. Depresión.

Esta no es una enfermedad para la que se tenga cura, por lo que los pacientes solo pueden optar a tratamientos que les permitan disminuir los síntomas y mejorar su calidad de vida.

Si bien los expertos pueden recomendar ciertas herramientas, cada persona deberá conocer cuáles son las mejores estrategias para sus casos.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Salud

Leer más de