Agencia estadounidense pronostica que una tormenta solar impactará la Tierra el 1 de octubre

  • Por Monserrat Saavedra

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos informó que, para los primeros días de octubre, la Tierra podría sentir el impacto de la energía geomagnética del Sol. Este evento podría provocar una tormenta solar clasificada como G-2, de moderada peligrosidad para el planeta.

Durante los próximos 11 años, estos eventos podrían aumentar la frecuencia con la que se presentan en la Tierra, debido a que está comenzando el ciclo de mayor actividad solar.

¿Qué es una tormenta geomagnética?

Las tormentas solares son un fenómeno que ocurre en el planeta por el impacto de energía liberada desde la superficie del Sol, llamadas "eyecciones de masa coronal". 

La energía liberada durante este proceso proviene de los agujeros coronales en las capas más externas de la atmósfera del Sol. En estos puntos, la energía magnética del astro no se devuelve sobre sí mismo (como ocurre habitualmente), sino que es eyectada hacia el exterior.

Los organismos terrestres las han clasificado en escala del 1 al 5, según los efectos que pueda tener en el planeta.

Una tormenta G-1 corresponde a un evento leve con fluctuaciones leves, que podría afectar a animales migratorios. En comparación, se considera que una tormenta G-5 es un evento extremo que podría dañar los sistemas de red eléctrica, producir apagones, dañar satélites, sistemas de navegación GPS y comunicaciones de radio, explicaron desde la Agencia Espacial Sudafricana. 

¿Cuál es el efecto en la Tierra?

Durante una tormenta solar, el campo magnético de la Tierra se comprime debido a la intensidad de las partículas cargadas energéticamente con las que entra en contacto.

"Es como acercar dos imanes", explicó a la revista Science el físico Sunil Gupta, del Instituto de Investigación Fundamental Tata en India.

La fuerza entre ambos deforma el campo magnético terrestre en los polos. Lo empuja hacia la superficie, agitando las moléculas de la atmósfera, lo que resulta en una aurora boreal.

En este caso, como se trata de una tormenta clase G-2, de intensidad moderada, se estima que esta podría agrandar la extensión de la aurora boreal de la noche del 1 de octubre, hasta el sur del estado de Missouri, explicaron en el sitio Space Weather

Todo sobre Astronomía

Leer más de