Aton referencial

"Estuvo expuesta mucho tiempo": investigan si niña que falleció intoxicada habría dormido con su perro envenenado

  • Por Ana María Lizana

La noche de lunes, una niña de 10 años falleció intoxicada a causa de una "sustancia indeterminada" en la Clínica Dávila de la comuna de Recoleta, Región Metropolitana. De momento se investiga si la menor estuvo expuesta "mucho tiempo" al veneno consumido por el perro de la casa y si aquello habría derivado en su muerte.

De momento, se está a la espera de la autopsia del Servicio Médico Legal para aclarar la causa de muerte. También falta el informe de los peritajes realizados por Bomberos y por el Laboratorio de Criminalística de Carabineros.

Madre e hija intoxicada

Ángel Gabriel García, llevó hasta urgencias del recinto asistencial a su esposa e hija cerca de las 16:00 horas del lunes, ya que ambas presentaban un cuadro de dolores de cabeza, vómitos y mareos. Lo que no sabían es que ambas estaban intoxicadas, posiblemente, de ácido cianhídrico.

Horas después, pasadas las 20:00 horas, un equipo de emergencia de Bomberos llegó hasta la clínica, luego de que se informó una "posible ingesta de cianuro", lo que derivó en la muerte de la menor. En tanto, la madre, quedó estable en la UCI.

Si bien Bomberos no detectó esa sustancia en la clínica, actuaron como tal, según el capitán Mario Hernández, de la cuarta compañía de Bomberos: "Entregamos a la menor al Servicio Médico Legal según el protocolo y monitoreamos, pero no marcó nada".

Perro envenenado

Los motivos detrás de que la menor hubiese sido la más afectada con esta intoxicación, es que el perro de la familia ingirió veneno para ratas y la joven durmió con este. Al momento de la emergencia, avisaron sobre el can y Bomberos acudió inmediatamente al domicilio.

"Se nos comentó que lo ocurrido podría ser producto de una mascota fallecida que vivía con la familia, la cual había ingerido una sustancia desconocida. Se despacharon otras unidades al departamento y en esa emergencia se detecta gas cianhídrico con nuestro analizador", detalla Hernández.

Una vez en el lugar, los equipos detectaron concentraciones del gas que son sumamente dañinas para la salud. Fue en ese momento que la familia indicó haber comprado un veneno "artesanal" para ratones en un lugar "medio clandestino".

En una habitación, fue hallado un polvo blanco con fecas de ratón, lo que fue analizado. El inspector Sergio Poblete, señala que si bien se detectó un gas, no descartan que tuviese más de un componente.

"No tenemos certeza, pero basta que una persona consuma cianuro de sodio, le llegue al estómago, forme ácido cianhídrico y si es una concentración suficiente en relación a su peso, se muere. Este sinergismo de dos tóxicos fue lo que agudizó su estado", añade la autoridad.

"Ella estuvo expuesta mucho tiempo. Tuvo contacto físico, debe haber absorbido a través de la piel e inhalado los gases del animal contaminado", explica el inspector.

Presunta negligencia

El padre de la niña de diez años aseguró que, durante la mañana del día lunes, trasladaron a la menor a un centro asistencial y solamente le recetaron un jarabe y le dieron el alta, por lo que acusa negligencia.

Situación similar ocurrió con la madre de la menor, que ahora se encuentra hospitalizada en la Clínica Dávila también por una intoxicación, luego de acudir con la niña a un servicio de salud pública.

¿Qué dijo el padre?

En primera instancia, la madre y su hija fueron trasladadas a un centro asistencial de la comuna de Recoleta. Sin embargo, y según lo que dice la propia familia, fueron dadas de alta en un par de minutos. De hecho, les recomendaron un jarabe para los malestares estomacales, puesto que la menor presentaba síntomas de náuseas.

"La inyectaron, no sé qué le habrán inyectado, y después a las once de la mañana me dijeron que estaba bien y le dieron el alta", contó Ángel Gabriel García, padre de la menor.

"No había ninguna mejoría y entonces tuve la opción de llamar a mis hijas, y les conté que mi esposa y mi hija estaban mal", agregó. 

Denuncian negligencia

Por su parte, la hermana de la niña fallecida, Joselyn Rojas, indicó que "pusimos la denuncia al SAPU de Zapadores, porque nosotros como familia decimos que ellos son los que cometieron esa negligencia, porque no la atendieron como debió de ser".

En cuanto a la madre de la menor, afirmó que "en la Clínica Dávila le hicieron reanimación, la inyectaron. Estamos viendo qué es lo que le inyectaron porque ella no podía ver y como no pudo ver se desmayó".

Leer más de