A diario robaban servicentros y camiones de cigarros:

A diario robaban servicentros y camiones de cigarros: "Los Centenarios" son condenados a 119 años de cárcel

  • Por Ana María Lizana / Equipo Modus Operandi

Una banda criminal que operaba en el sur de Chile, fue condenada a 119 años de cárcel, por lo que fueron bautizados como "Los Centenarios". Esta organización que tenía un nivel inaudito de planificación, se dedicaba al robo de transportistas, servicentros e incluso homicidios.

La banda está compuesta por Osvaldo Erick Olivares Bravo de 37 años, Juan Manuel Piña Paredes, apodado el “Ñapi”, de 36; Juan Alexi Acuña Valenzuela, de 35; Javier Ignacio Canales Ramírez de 26, y Francisco Hernán Medina Rojas de 40 años, más conocido como “el Rulo”, presunto líder del grupo, quien tendría un amplio prontuario delictual.

Estos delincuentes realizaban ilícitos en las regiones del Maule, Los Lagos y O'Higgins, dedicándose en su gran mayoría a robar a camiones de cigarros, bancos, estación de servicios e incluso plantas de revisión técnica. Teniendo un millonario botín o no, realizaban estos robos a diario.

Planificación y coordinación

Uno de los robos fue ejecutado en un servicentro en la Ruta 5 Sur, en la región de O'Higgins, en plena madrugada del 4 de marzo del 2019. En un vehículo SUV llegan siete sujetos, quedándose un octavo al volante, a la espera de que sus "compañeros" regresen.

Fuerzan las puertas de acceso de las oficinas e intentan abrir las bóvedas con el método de oxicorte. En las imágenes, queda claro que no son principiantes: mientras algunos están en el lugar de los hechos, otros coordinan y advierten por teléfono cualquier evento que les impida seguir con el plan.

"En la comisión de los delitos usaban el sistema de conferencias telefónicas: previo a la comisión de los delitos, en el momento de cometerlos, y posteriormente conferenciaban telefónicamente los distintos integrantes de esta agrupación", detalla el fiscal del Maule, Rodrigo Pizarro.

Aunque en aquella ocasión se llevaron 50 mil pesos como botín, el plan siguió al pie de la letra: para evadir el control policial, lanzaron "miguelitos", causando decenas de accidentes en la carretera.

"Desafíos" criminales

Prontamente, el 18 de marzo del mismo año, cometen otro robo a una bencinera de madrugada, aunque con un botín más millonario: robaron un servicentro de Curicó, llevándose 8 millones de pesos y todas las cajetillas de cigarrillos del local.

El robo a los cigarros no estaba dentro del plan, pero les haría tomar nuevos "desafíos" criminales, luego de haber forzado las bóvedas, amenazado a los trabajadores y administrador del local de forma violenta.

Esto provocó la inseguridad y el miedo de los trabajadores al trabajar a esas horas de la noche. Sergio Aldunate, administrador del negocio, señaló que "después de eso decidimos hablar con la empresa y tratar de buscar una solución que no pusiera en riesgo a nuestra gente y contratamos un servicio de una máquina recaudadora blindada".

Pero esto no detuvo los delincuentes. Con este último robo, se dieron cuenta del potencial que tenían el robo a camiones que cargaban cigarrillos. El 4 de abril del mismo año, Cristian Carreño, trabajador de la empresa Bat Chile, realizó su recorrido habitual para repartir este producto, sin saber que sería otra víctima más.

Carreño no contaba que, detrás del camión, miembros de esta banda lo siguieran con la intención de robarle la carga. Finalmente, se detiene en un local y cuando está por bajar, es abordado por cuatro delincuentes, amenazándolo con cuchillas, tirándolo al suelo.

En menos de un minuto se llevaron más de 200 cartones de cigarrillos, dándose a la fuga. Este robo a camiones de cigarros se haría usual para la organización dedicada a la delincuencia.

Ajuste de cuentas

Pero el robo a servicentros, bencineras y camiones, no serían los únicos delitos que cometerían "Los Centenarios". Dos miembros de esta banda fueron parte de un violento homicidio frustrado, ocurrido en marzo del 2019.

En un intento de ajuste de cuentas, Javier Canales intenta cobrar "venganza" en la Villa Galilea de Curicó en contra de un hombre con el que mantenía cuentas "pendientes". Lamentablemente, esta acción le saldría cara, ya que acabó baleando a una persona que no tenía que ver con el hecho.

"Ellos confundieron a un vehículo que circulaba por las principales calles de esta ciudad con otro vehículo y otra persona y le dispararon en reiteradas oportunidades a la persona que se encontraba al interior del vehículo", detalló el fiscal del Maule, Rodrigo Pizarro.

Atrapados por la PDI

Para lamento de esta banda, son seguidos por la policía desde hace un buen tiempo a través de escuchas telefónicas. Sus celulares fueron intervenidos, logrando escuchar todas sus conversaciones y planes de los delincuentes.

Javier Canales, el mismo que había intentado cobrar venganza, fue detenido tras un asalto a mano armada en un banco en Talca, encontrando en su poder una pistola CZ calibre 9 mm con su cargador y municiones. Esto supondría una baja importante en la banda.

Por este motivo, el "Rulo" ante la falta de refuerzos, decide integrar a su hijo para concretar un robo que lo llevarían a cabo en Osorno. "Era una comisión de delito de carácter interregional, lo cual lo organizaron muy bien, ya tenían los vehículos que habían sustraído y todas las herramientas que se utilizan para la comisión de delitos", explicó el comisario Roberto Mejías de la PDI.

Sin embargo, este robo nunca se concretó. El 9 de abril del 2019, funcionarios de la PDI allanaron un domicilio, donde detuvieron a 6 personas, los cabecillas de la banda, desarticulando la organización.

Los "Centenarios"

Esta investigación tuvo una duración de un mes y medio, donde la PDI logró establecer 11 delitos "de los cuales dimos cuenta al Ministerio Público. Teníamos todos los medios de prueba para poder ya proceder a  su detención", señaló el comisario.

Por ello, Osvaldo Olivares, Juan Piña, Juan Acuña, Javier Canales  y Francisco Medina fueron formalizados por los delitos de robos con violencia, robo con intimidación, robo en lugar no habitado, receptación de vehículo motorizado, porte ilegal de arma de fuego, entre otros delitos. A Canales y el Rulo, además de estos delitos, se le sumó homicidio frustrado.

En total, todas las sentencias de los miembros de esta peligrosa y tan bien planificada organización criminal, sumaron 119 años de cárcel. Por ello, se ganaron el apodo de "Los Centenarios".

Todo sobre PDI