Pexels referencial

"Este fin de semana es mi cacería": la llamada que hundió a grupo narco que planeaba triple homicidio contra banda rival

  • Por Meganoticias

Fue por el lenguaje que ocupan en el mundo delictual, el conocido "coa", que se logró desarticular una banda narco que poseía territorio en María Pinto, Melipilla, Región Metropolitana. La PDI logró interceptar una llamada, pudiendo evitar lo que pudo haber sido una tragedia.

Esta banda tenía captado gran parte del sector norte de la capital con la venta de droga, por lo que el plan era el siguiente: deshacerse de aquellos que pretendían inmiscuirse en territorio de esta banda.

Llamada

A través de una llamada telefónica, uno de los integrantes de esta peligrosa banda le comunicaba a otro que daría un fuerte golpe a una banda rival. Se trataba de un triple homicidio que, según sus palabras, lo llevaría a cabo en una cabaña en Quintero, por lo que necesitaba el arriendo de este lugar lo antes posible.

Le dice que será solo un día para llevar a cabo este hecho y que "voy a salir a cazar a estos h...", dando a saber que daría muerte a alguien, considerando el contexto. Con esto, según informa LUN, pretendían "saldar cuentas" con un número reducido de personas que le estarían "arruinando" el negocio.

"Necesito una cabaña el viernes o el sábado, que los machucaos voy a hacer una junta que lleguen pal' Espacio (una discoteca), y le voy a pegarle adonde sea, hermano mío. Andan en la volá. Andan preguntando mucho, compañero, me sicosié", fue parte de la conversación que ideaba un homicidio.

Incluso, en la llamada, describe parte del armamento que utilizará. "Vine a buscar unas dos nueve, una mini Uzi, unos chalecos (antibalas). Este fin de semana es mi cacería", asegura uno de los involucrados.

Detención

Esta conversación fue interceptada por la Policía de Investigaciones, lo que dio paso al allanamiento de al menos 16 domicilios ubicados en la región Metropolitana.

En consecuencia, se detuvieron 15 personas en total, mientras que el jefe de la banda narco y su hijo, fueron atrapados en Los Vilos, región de Coquimbo.