Rishi Sunak asume como primer ministro británico tras ser nombrado por el rey Carlos III

  • Por AFP

¿Qué pasó?

El conservador británico Rishi Sunak fue nombrado por el rey Carlos III como el nuevo primer ministro, el tercero este año tras Boris Johnson y la efímera Liz Truss, con numerosos retos por delante, incluido convencer de su legitimidad.

Este multimillonario exbanquero, nieto de inmigrantes indios, es el primer jefe de gobierno británico surgido de una minoría étnica y el más joven en más de 200 años.

El nombramiento

Sunak, de 42 años, se convirtió el lunes en nuevo líder del gobernante Partido Conservador debido a que su rival Penny Mordaunt no logró los apoyos necesarios y el controvertido Johnson abandonó la idea de un retorno político.

El rey Carlos III, que llegó al trono tras la muerte de Isabel II el 8 de septiembre, le pidió oficialmente que forme gobierno en su calidad de líder de la mayoría parlamentaria, durante una audiencia este martes en el Palacio de Buckingham.

La salida de Truss

Carlos III recibió antes la dimisión oficial de Truss, de 47 años, que el jueves se vio obligada por su propio partido a renunciar debido al caos financiero que causó con sus políticas fiscales ultraliberales en un momento de altísima inflación.

Truss había sido nombrada por Isabel II dos días antes de morir y tras el largo periodo de luto nacional vio su popularidad descender a los infiernos, obligada por la presión de los mercados y de su partido a modificar, una a una, sus medidas económicas y destituir a sus más cercanos colaboradores.

"Deseo a Rishi Sunak todo el éxito por el bien de nuestro país", afirmó en un breve discurso de despedida frente a la célebre puerta negra del número 10 de Downing Street, en que volvió a defender su visión "audaz" ante los desafíos.

Las primeras tareas de Sunak

El ministro de Finanzas, Jeremy Hunt, designado por Truss hace 11 días en un intento por salvar su cargo, podría mantenerse en el cargo.

El nuevo primer ministro también deberá decidir si nombra en su gabinete a alguno de los diputados que no lo apoyó, como Penny Mordaunt, en un intento de unificar un Partido Conservador profundamente dividido.

Además de la crisis económica y social, que puede ver al Reino Unido paralizado por las huelgas en la actualidad, y la desunión del Partido Conservador, que no deja de agravarse desde el referéndum sobre el Brexit de 2016, Sunak deberá superar el reto de convencer al país sobre su legitimidad.

Leer más de