Mujer confiesa macabro crimen y después dice que fue un sueño: Es la principal sospechosa de asesinato de niña en París

  • Por Julieta Garagay

Una escabrosa historia tiene a París en vilo, luego de que el cadáver de una niña de 12 años fuera encontrado en el interior de una maleta, en un barrio de esa ciudad de Francia. 

Ahora, la principal sospechosa del asesinato confesó y detalló cómo realizó el crimen, pero más tarde dijo que lo que había contado solo era un sueño, y no la realidad. 

El asesinato

El viernes pasado, el cuerpo de una niña de 12 años, identificada como Lola, apareció en una maleta en París. Dhabia B., una mujer de 24 años de origen argelino, es la principal sospechosa del asesinato de Lola.

Dhabia, que al parecer padece trastornos mentales, fue detenida en la madrugada del sábado en Bois-Colombes (Hauts-de-Seine) tras aparecer en las imágenes de las cámaras de vigilancia del edificio donde vivía la niña.

Según la información de El Mundo, ella declaró que "arrastró a la víctima al departamento de su hermana, que vive en el mismo edificio que la niña, y la habría obligado a bañarse antes de cometer una agresión sexual sobre ella y otros actos de violencia que resultaron en la muerte de la niña, y supuestamente escondió el cuerpo en la caja".

Los hechos sucedieron entre las 15:17, hora en que las cámaras de seguridad captan a Lola entrando en el edificio junto a Dhabia B., y las 16:48, donde esta última sale con dos maletas y un baúl de plástico.

En una declaración, Dhabia B. asegura que se tomó un café y escuchó música antes de seccionar el cuerpo de la niña. Agregó que bebió la sangre de la víctima desde una botella que los investigadores aún no han encontrado.

Sin embargo, tras el relato, la sospechosa se retractó de su declaración y aseguró que era un sueño.

Los cargos

La policía tenía constancia de Dhabia B. como víctima de violencia doméstica en 2018. La joven entró legalmente a Francia en 2016 con un visado de estudiante, pero el 21 de agosto fue detenida en un aeropuerto francés por carecer de permiso de residencia. 

La argelina fue acusada de "asesinato" y "violación de menor con actos de tortura y barbarie", por lo que declaró este lunes ante el juzgado de instrucción que investiga el caso.

Además de la principal sospechosa, también está imputado un hombre de 43 años por "ocultamiento de cadáver", según la fuente judicial.

La nota informa un proceso judicial en curso, por lo que los involucrados no deben ser considerados culpables hasta que la justicia lo determine.

Leer más de