Niño de 8 años muere intoxicado tratando de inflar un globo durante su cumpleaños Facebook O'Dwyer Funeral Directors

Niño de 8 años muere intoxicado tratando de inflar un globo durante su cumpleaños

  • Por Meganoticias

Luke Ramone Harper murió cuando intentaba soplar un globo parcialmente desinflado con el que había festejado su cumpleaños número 8. El niño inhaló el helio que aún contenía el globo y se desmayó.

Su madre, Hilary McSweeney, lo encontró tendido en el suelo de su habitación, boca abajo, con el globo en forma de 8 sobre su cabeza. Luke vivía con sus padres y su hermana Ella en la localidad de Clonlara Road, Ringsend, Dublin 4, en Irlanda.

McSweeney notó que algo extraño estaba pasando cuando llamó a su hijo a cenar y no respondía. Subió a la habitación y al verlo le quitó el globo de helio de la cara y lo llevó al jardín de la casa para que respirada aire fresco, reseñó Daily Mail.

La mujer y su esposo Martin Harper, el padre de Luke, trataron de darle los primeros auxilios a al niño mientras llegaba la ambulancia. El menor fue declarado muerto al siguiente día en el Hospital de Niños de Temple Street.

Sus padres tomaron huellas de sus manos y un mechón de pelo para recordarlo. "Me sentí entumecida, con el corazón roto y con un dolor que no puedes imaginar", dijo McSweeney, quien se acostó en la cama con su hijo y su osito de peluche para despedirlo.

Por inhalar helio del globo sufrió lesión cerebral grave

McSweeney dijo que el globo permaneció flotando en la sala de la vivienda durante una semana luego del cumpleaños, y que había perdido un poco de helio. Era común que Luke Ramone tuviera este tipo de globos en sus fiestas, pero nunca había ocurrido un accidente de este tipo.

El niño tenía autismo y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Su madre lo describió como un hijo excelente que estaba "lleno de confianza y lleno de amor", publicó Irish Mirror.

La médico forense, Cróna Gallagher, dijo que Luke habría perdido el conocimiento rápidamente luego de inhalar el helio. Aseguró que no había indicios de que el niño hubiera intentado quitarse el globo de la cabeza o pedir ayuda.

Como consecuencia de la intoxicación por el gas, el pequeño sufrió daño cerebral severo. Según la autopsia, Luke murió por falta de oxígeno en el cerebro luego de un paro cardíaco causado por la inhalación de helio.

“Era obvio que su cerebro estaba muy dañado y estaba con soporte vital (...) Sabía que Luke estaba muerto en ese momento y la máquina lo mantenía con vida", expresó McSweeney.

A más de un año del fallecimiento de Luke Ramone Harper, ocurrido el 2 de abril de 2021, sus padres decidieron recientemente compartir su historia para que las personas desechen correctamente los globos de helio y eviten poner en riesgo la vida de sus hijos.

El Tribunal Forense del Distrito de Dublín dijo que se trató de una muerte accidental.

Leer más de