griselda blanco serie netflix

"Viuda Negra": La sanguinaria mujer narco que inspiró a Pablo Escobar y que tendrá una serie en Netflix

  • Por Meganoticias

La reconocida actriz Sofía Vergara será protagonista de la nueva serie que prepara Netflix: "Griselda", la que contará la vida de una de las mujeres narcotraficantes más peligrosas de la historia, Griselda Blanco.

La nueva producción comenzará sus grabaciones dentro de poco y relatará los episodios más crudos y sangrientos que marcaron los 70 años de vida de la fallecida colombiana, mentora de otros peligrosos narcos como Pablo Escobar Gaviria.

La "Viuda Negra", o para otros "La Madrina", se encargó de asesinar a sus enemigos y a todo aquel que la traicionara, sin importar que algunas de sus víctimas fueran sus esposos. Así se convirtió en la primera mujer en conquistar Estados Unidos con su cocaína, construyendo un imperio narco a punta de sangre y drogas.

Ladrona y asesina desde los 11 años

Nacida en 1943 en Cartagena de Indias, sus primeros años de vida fueron una miseria. Su madre era la criada de una finca cuyo patrón la obligaba a mantener relaciones sexuales con él. Fruto de ese abuso, en lo más clandestino, nació Griselda.

Cuando la esposa del patrón se enteró de la infidelidad, la mujer y su pequeña fueron expulsadas de la hacienda y recalaron en un peligroso barrio de Medellín, que justamente era residido por personas desplazadas.

Rodeada de malas influencias y de jóvenes delincuentes, una niña de tan solo 11 años iniciaba su vida criminal. A esa edad, Griselda era una experta carterista y generaba ilegalmente escasos ingresos para su hogar. Sin embargo, un día su ambición llegó a otro nivel.

Junto a su pandilla, se le ocurrió secuestrar a un niño de 10 años cuya familia era conocida por ser adinerada. Tras capturarlo, lo llevaron al barrio y lo amarraron, a la espera de un jugoso monto por su liberación. Todo parecía un juego de niños, así que la recompensa que llegó era absurda.

Pero para ella era una oportunidad de surgir socioeconómicamente, así que no le iban con juegos. De esa manera, agarró una pistola y mató a balazos al niño mientras aún estaba amarrado, dándole un tiro en la frente.

Sin remordimientos que afectaran su consciencia, a los 14 años se fue de la casa tras pelear con su madre y así continuar en una nueva escala de criminalidad.

A la conquista de Estados Unidos 

Sola por el mundo, un día conoció a Carlos Trujillo, un falsificador de visas a Estados Unidos que gastaba el dinero en alcohol. Tras contraer matrimonio, ambos tuvieron tres hijos de los que poco se sabe.

El sujeto murió de cirrosis, algo que no le importó a la viuda, pues a los tres meses se fue a vivir con su amante, Alberto Bravo, mientras se hacía cargo del negocio que dejó su fallecido marido.

Su nueva pareja era tan ambicioso como ella y decidieron darle un empujón al emprendimiento ilegal: "¿Qué te parece si traficamos droga?", le propuso Bravo, a lo que ella respondió afirmativamente. Así, forjó los primeros puentes entre productores colombianos de cocaína y distribuidores norteamericanos.

Tan bien iba el negocio, que Griselda decidió montar su propia red de producción y distribución de cocaína, convirtiéndose en "La Madrina" de los narcos de Colombia y la única mujer en llegar a suelo estadounidense con su polvo blanco.

Para facilitar las operaciones, contrató a más de 1.500 delincuentes aficionados, que recién incursionaban en lo criminal. Entre esos aspirantes estaba un joven Pablo Escobar, que hasta entonces trabajaba para el clan narco de los hermanos Ochoa Vásquez, los fundadores del macabro Cartel de Medellín.

Cuenta la historia que fueron los consejos y enseñanzas de Griselda, los que llevaron a Escobar a separarse de sus socios y forjar su destino hasta construir su propio imperio narco.

De las formas más creativas posibles, la mujer llegó a enviar más de una tonelada y media de cocaína al mes hacia Estados Unidos. De hecho, creó a las "mulas": mujeres que escondían dosis de drogas en sus sostenes y tacones.

Cae el primero de sus maridos 

Más que el amor por sus parejas, lo que caracterizaba a "La Madrina" fue su ambición por el dinero. Cuando creyó que su esposo Alberto Bravo se estaba quedando con una parte de las ganancias, lo mató baleándolo directamente en la cabeza. Ella salvó de milagro en el tiroteo, porque recibió un disparo en su estómago.

Griselda continuó con su vida y protagonizó varías orgías sexuales en su mansión ubicada en Miami. Su contextura gruesa no fue del gusto de uno de los participantes, quien la tildó de "gorda". Fiel a su estilo, mandó a descuartizar al hombre y guardar sus restos en una caja.

Michael Corleone se queda sin padre

Tras el asesinato de Bravo, conoció a su nueva pareja, Darío Sepúlveda. Con él tuvo un hijo al que bautizaron como Michael Corleone, tal como el personaje del libro y la posterior película "El Padrino". El pequeño Mike concentró todo el cariño de su madre, quien deseaba que siguiera sus mismos pasos.

Esa razón provocó innumerables quiebres con Darío, dado que él quería que su hijo tuviera educación y una vida lejana de la delincuencia. Así fue como se fugaron juntos desde Estados Unidos hacia Colombia, cuando el niño tenía 4 años, pero al mismo tiempo el hombre firmó su fatal destino.

Cuando Griselda se enteró, armó todo un operativo con la policía sobornada de Medellín para identificar y detener a Sepúlveda. Al encontrarlo y mientras el niño estaba en el auto, el padre intentó que no le llegaran disparos y recibió todos en su espalda, causándole la muerte.

Al final, Michael siguió el mismo camino de su madre y fue encarcelado por sus múltiples delitos. El feroz asesinato de Darío consolidó el apodo de "Viuda Negra" de la mujer.  

El que negocia cocaína no la consume

Pese a todo, el negocio de Blanco seguía en su mejor momento, a tal punto de que la propia "Madrina" probó su producto y se hizo adicta a la cocaína. Su intensa drogadicción provocaba que contara orgullosa sus crímenes, cuyas historias las escuchaban otros narcotraficantes que negociaron con la policía para tener beneficios judiciales y no ser extraditados.

De esta manera, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, que ya seguía sus pasos, dio con su paradero el 10 de febrero de 1985, mientras estaba en su otra mansión de California.

Se supone que la justicia la condenaría a la muerte o cadena perpetua, pero el principal testigo mantuvo conversaciones sexuales con la fiscal, por lo que su declaración fue desechada. Ello, sumado a millonarios sobornos, terminaron por darle solo 20 años de cárcel.

La "Viuda Negra" es cazada en una carnicería

2004 fue el año en que Griselda sale de prisión y regresa a Colombia. Por cerca de 8 años se mantuvo desaparecida, sin saberse nada de ella, incluso no mantenía cuentas con la justicia colombiana.

Pero su nombre volvió a ser portada cuando en agosto de 2012, unos sicarios la ubicaron en las afueras de una carnicería de Medellín para balearla a quemarropa, tal como lo hacía ella. A sus 70 años, la "Viuda Negra" se desangró de la misma manera que ella había aniquilado sus víctimas.

Su cuerpo fue enterrado cerca de Pablo Escobar, dando fin a una historia que pronto será dada a conocer por Netflix.

Todo sobre Pablo Escobar