Mata a su esposo mientras duerme con agua y azúcar hirviendo porque habría abusado de su hijo Unsplash
  • Mundo

Mata a su esposo mientras duerme con agua y azúcar hirviendo porque habría abusado de su hijo

  • Por Meganoticias

Una esposa asesinó a su marido luego de derramar agua hirviendo mezclada con azúcar sobre él mientras dormía, tras enterarse de graves alegaciones que lo acusaban de abusar sexualmente de niños. Durante el juicio, fue condenada a cadena perpetua con un mínimo de 12 años. 

El 14 de julio de 2020, Corinna Smith, de 59 años, llenó un balde de agua en el jardín de su casa en Cheshire, Inglaterra. Luego mezcló tres bolsas de azúcar en el agua e hirvió el líquido antes de vaciarlo sobre el cuerpo de su esposo, Michael Baines, de 80, quien estaba durmiendo, informó The Sun.

De acuerdo a los detalles ofrecidos por los fiscales durante el juicio, la combinación hizo que el líquido se volviera “más viscoso, más espeso y pegajoso para que permaneciera en la piel y causara un daño mayor, y eso es exactamente lo que hizo”.

Luego de derramar la mezcla hirviendo sobre su esposo, Smith se dirigió corriendo hacia la casa de un vecino y le dijo: “Creo que lo he matado”.

Cuando los oficiales de la policía llegaron a la casa, encontraron a Michael sufriendo y llorando, con la piel de su brazo derecho y su mano despegándose de su cuerpo, detalló la BBC.

El esposo murió en el hospital a las semanas

Baines fue trasladado de emergencia a la unidad de quemados del Hospital Whiston, donde permaneció estable con graves quemaduras en un tercio de su cuerpo. Sin embargo, su salud empeoró y murió cinco semanas después del suceso.

El horroroso ataque sucedió justo un día después de que Smith se enteró de los rumores de que su esposo cometió “durante muchos años” una serie de abusos sexuales contra niños, incluyendo a su propio hijo, Craig Baines, quien se quitó la vida en el año 2007.

Paul Hughes, uno de los detectives que trabaja en el caso, dijo que Smith “mató a su esposo Michael de una manera tan dolorosa y cruel. Arrojar agua hirviendo sobre alguien cuando está dormido es absolutamente horrible. Mezclar también tres bolsas de azúcar con el agua demostró la determinación que tenía de causar un daño grave”.

“Dejó a Michael en agonía y en lugar de llamar a los servicios de emergencia, perdió el tiempo yendo a una casa a nueve puertas de distancia para contarle a un vecino, con quien no estaba cerca, lo que había hecho”, puntualizó.

Todo sobre Mundo