"Es poco realista": Bill Gates asegura que dejar de comer carne no resuelve el cambio climático

  • Por Matías González Olguín

Seguramente, muchas personas justifican su vida vegetariana o vegana debido al cambio climático, pues creen que llevar una vida sin carne es una forma de aminorar los efectos negativos que actualmente están azotando al mundo.

Se trata de una noción que es descartada por el multimillonario Bill Gates, quien aseguró que llevar una vida más ecológica o cambiar ciertas costumbres de consumo son ideas "poco realistas".

En reemplazo de ello, el cofundador de Microsoft propone otra medida, con la cual ha insistido en los últimos años: las famosas "primas verdes", las que requieren un compromiso tecnológico y económico importante para un país —por ejemplo—, dado que se trata de desembolsar un monto mayor por productos o servicios que generan pocas emisiones.

"Puedes defenderlo, pero no creo que sea realista"

En entrevista con un podcast de Bloomberg, Gates especificó que "cambiar totalmente un estilo de vida por la preocupación por el clima" es una expectativa de vida "poco realista".

En ese sentido, declaró que "cualquiera que diga que con decirle a la gente que dejando de comer carne o de querer tener una casa bonita vamos a cambiar los deseos humanos, creo que eso es demasiado difícil (...) no hay tanta gente preparada para estar peor por los problemas climáticos".

Si bien admitió que se trata de un concepto de vida respetable —el dejar de comer carne— y que "se puede argumentar a favor" de ello, precisó que "no creo que sea realista que eso juegue un papel absolutamente central".

¿Cuál son las soluciones, entonces?

Bill Gates, considerado una de las personas más millonarias del mundo, apuesta por la innovación. Sin embargo, criticó a la industria tecnológica al decir que "ni siquiera estamos tratando de hacer avances, como inventar una forma económica de fabricar combustible de aviación, cemento o acero".

"Las herramientas existentes solo se aplican a áreas como la generación de electricidad y no se aplican a la mayoría de las emisiones", agregó.

Con respecto a su propuesta de primas verdes, el filántropo le ha dedicado varios estudios y columnas de opinión. En una de estas últimas, primero explicó que "no existe una única prima verde. Hay muchas: para la electricidad, para los diversos carburantes, para el cemento, entre otros".

"La magnitud de la prima verde depende de lo que se sustituye y de aquello por lo que se sustituye". A modo de ejemplo, el costo del combustible para aviones neutro en carbono no es el mismo que el de la electricidad producida a partir de energía solar, según aclara el científico.

Por último, Gates plantea la siguiente reflexión: "¿Cuánto estamos dispuestos a pagar por abrazar las alternativas verdes? ¿Compraremos biocombustibles avanzados a un precio dos veces superior al del combustible para aviones? ¿Compraremos cemento verde, que cuesta el doble que el normal?".

Todo sobre Cambio climático

 

Leer más de