¿Herpes o afta? Cómo podemos diferenciar las molestias en la boca

¿Herpes o afta? Cómo podemos diferenciar las molestias en la boca

  • Por Meganoticias

El herpe y el afta pueden aparecer por muchas y diversas razones. Estas dolorosas heridas son tratadas rápidamente para disminuir los síntomas, pero no son lo mismo.

Estas condiciones se diferencian por las manifestaciones, el aspecto que tienen y las causas. Por lo mismo, los tratamientos no pueden ser iguales.

Herpes

El herpes es una infección viral muy frecuente en las personas

En sí, los herpes son acumulaciones de pequeñas ampollas llenas de líquido que aparecen sobre los labios o alrededor de ellos. En las primeras etapas se ven como manchas, pero se pueden romper, dejado una herida sanguinolenta que podría terminar en una cicatriz.

Es altamente contagiable entre personas y puede causar problemas en otras partes del cuerpo como la punta de los dedos, ojos y genitales.

Desafortunadamente, no tienen cura, y solo se puede ayudar a controlar los brotes con pastillas o cremas antivirales, previamente recetadas por un médico.

Al ser una infección viral, se puede presentar con otros síntomas que te ayudarán a identificarla:

  • Fiebre
  • Dolor en las encías
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Ganglios linfáticos inflamados

Afta

También conocidas como úlceras aftosas, son lesiones que aparecen. Causan mucho dolor y pueden durar durante semanas, causando problemas para comer o hablar. A diferencia de los herpes, nunca aparecen en los labios.

Aún no se conocen causas específicas del afta, pero si se han visto ciertos patrones de eventos desencadenantes:

  • A partir de una herida por trabajo dental
  • Por pastas de dientes o enjuagues bucales
  • Por deficiencia de vitamina BH-12, cinc, folato o hierro
  • Estrés emocional
  • Cambios hormonales
  • Respuesta alérgica a ciertas bacterias de la boca
  • Bacterias helicobacter pylori

Para reconocerlas físicamente, debes buscar úlceras redondas u ovaladas con el centro blanco o amarillento, con el borde rojo. Normalmente desaparecen solas después de un par de semanas y solo puedes tratar el dolor con productos especializados con anestesia local.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Todo sobre Salud