Protagonista de Instagram

Protagonista de "La Laguna Azul" sufre grave infección tras dos cirugías en su pierna

  • Por Meganoticias

La lucha de la protagonista de “La Laguna Azul” para recuperarse de una fractura de fémur, tras una caída en un gimnasio, no ha sido fácil. Brooke Shields, de 55 años, tiene que aprender a caminar nuevamente.

La actriz que dio vida a Emmeline Lestrange en 1980 ahora depende de muletas y fisioterapias diarias para poder avanzar en su rehabilitación, pero en el proceso ha tenido que sobreponerse a muchos nuevos contratiempos.

Confesó a la revista People que no sólo sintió miedo de quedar paralizada y no poder caminar nunca más, cuando tuvo la caída de una tabla de equilibrio en febrero de 2021; sino que también se tuvo que enfrentar a una infección, tres cirugías y tres transfusiones.

Protagonista de "La Laguna Azul" de vuelta al hospital

Brooke Shields contó que el proceso ha sido una “supervivencia” y que ha tenido que ser paciente para mejorar. "Nunca me consideré zen, pero me di cuenta con cierta calma de que ahora el resto depende de mí", confesó.

Después del accidente que inhabilitó su pierna derecha se mantuvo casi tres semanas en el hospital, tras someterse a dos operaciones para le insertaran siete varillas y una placa de metal en su extremidad.

Volvió a casa para comenzar la recuperación desde su hogar, pero la protagonista de “La Laguna Azul” inesperadamente debió regresar al centro de salud. Desarrolló una grave infección por estafilococosy fue sometida a una tercera operación de emergencia.

Brooke Shields: “Parecía impensable”

De vuelta al hospital, la actriz también tuvo que recibir tres transfusiones de sangre. Se sospechaba inicialmente que la infección resultaba producto de una bacteria resistente a antibióticos denominada MRSA.

“Gracias a Dios que no lo fue. Si lo hubiera sido, mi médico dijo que habría sido una carrera contra el tiempo. Así es como puedes volverte séptico. Parecía impensable", dijo.

En medio de su convalencia no pudo ser visitada por su esposo, el productor Chris Henchy (57), ni por sus dos hijas Rowan, de 17 años, y Grier, de 14, debido a las restricciones por el coronavirus.

Recuerda que llegó a pensar que no podría superar la recuperación, pues “la sensación de no poder subir un escalón es impactante”, pero también reconoce que "en todo caso, soy una luchadora”.