MegadenunciasEscríbenos aquí

Pandemia impulsa la Simulación como herramienta clave para formar a los futuros profesionales de la Salud

  • Por Universidad Mayor

Durante los peores momentos sanitarios generados por el covid-19, la falta de personal de Salud fue uno de los aspectos que más afectó a clínicas y hospitales del país.

Así, la congestión de los servicios no solo ocasionó problemas para los contagiados y sus familias, sino que también impidió el normal recibimiento de cientos de estudiantes universitarios que anualmente realizan prácticas profesionales e internados.

Un ejemplo de cómo se revirtió esto fue la experiencia de la Universidad Mayor, que fortaleció sus protocolos sanitarios internos y a partir de octubre de 2020 inició la reapertura tanto de sus clínicas propias de Odontología, Kinesiología y Fonoaudiología, junto a los Centros de Simulación Clínica de sus sedes de Santiago y Temuco, los que además se encuentran acreditados por la Society for Simulation in Healthcare de los Estados Unidos.

Estos Centros están dotados de tecnología de punta, que permite que los estudiantes de Medicina, Enfermería, Obstetricia y Kinesiología, entre otras, puedan realizar trabajos prácticos en ambientes protegidos.

Según detalla la directora de Simulación Clínica de la U. Mayor, Katherine Daniel "los futuros profesionales se enfrentan a distintos escenarios y los equipos e implementos permiten reproducir patologías clínicas con alto nivel de realismo. Además, existen salas con sistemas de audio-video y salas espejos, que favorecen la evaluación de los estudiantes".

De esta manera, los alumnos son guiados por profesores que recrean situaciones de pacientes con diversos grados de dificultad, como paros cardiorrespiratorios o hemorragias, en una sesión que es grabada para su posterior análisis con el objeto de potenciar el razonamiento clínico, el análisis de la información y, sobre todo, la capacidad de liderazgo para la toma de decisiones en situaciones de alto estrés.

Con respecto a las técnicas que pueden desarrollarse, la profesional detalla que en Santiago “contamos con una gran gama de simuladores, ya sea de cuerpo completo o parciales (simulador de brazo para punción venosa, punción arterial, sutura y anestesia epidural, entre otros); además de un simulador híbrido de embarazo y parto que se puede usar con pacientes estandarizados, una nueva cabeza de intubación, brazos venosos y arteriales, simulador de cuidados de enfermería y un nuevo simulador de auscultación, también diseñado para ser usados con pacientes estandarizados”.

En tanto, en Temuco además de tener similares implementos, también destaca la incorporación del simulador de ruidos patológicos DxBAT. “El alumno se enfrenta a un paciente real que no tiene ninguna enfermedad, pero al auscultarlo escucha ruidos cardíacos, respiratorios y abdominales”, concluye explicando Paola Radedek, coordinadora de Simulación Clínica de la sede regional.

Ambas sedes de la Universidad Mayor además cuentan con mesas electrónicas de Anatomía que contienen recreaciones del cuerpo humano, modelos de cadáveres y patologías e incluso 270 casos de animales.

Los equipos permiten, desde los primeros años de carrera, un aprendizaje mucho más activo y dinámico, pudiendo ser utilizadas en clases de Anatomía, Histología, Embriología, Anatomía regional, Odontología y también en Medicina Veterinaria.

Compartir