Corriente de resaca: El fenómeno que habría ocasionado la tragedia familiar en Pingueral

La comunidad de Tomé, en la región del Biobío, se encuentra consternada debido a una tragedia familiar que ocurrió el pasado viernes 13 de enero en la playa Pingueral.

En ese lugar, un hombre y sus dos hijos fueron arrastrados por la corriente del mar y su rastro se perdió. En tanto, la madre de los niños, que también se vio envuelta en la emergencia, logró ser rescatada a tiempo.

Con el paso de los días, se confirmó el hallazgo sin vida de los cuerpos de los dos pequeños, de 4 y 9 años. En tanto, el operativo continúa para dar con el paradero del padre de familia, identificado como Bryan Salas.

El fenómeno que ocasionó la tragedia

En medio de la investigación, se detalló que el episodio habría estado marcado por varios factores. Uno de ellos es que, efectivamente, la playa Pingueral no es apta para el baño, debido a la peligrosidad que tiene la corriente.

En este sentido, se dio a conocer el fenómeno denominado "corriente de resaca", el cual tiene que ver directamente con la fuerza del oleaje. También se le conoce en otros lugares como "corriente de retorno", una de las causas más frecuentes en casos de ahogamientos.

Según informa EuropaPress, las resacas son "canales estrechos y potentes de agua", que pueden arrastrar mar adentro a cualquier persona, independiente de su conocimiento sobre el mar.

Estos canales mencionados se producen "por el choque continuo de las olas con la orilla, que poco a poco van excavando la arena". Cuando las olas llegan a la playa, vuelven tomando el camino de menor resistencia, lo que genera fuertes corrientes.

Malagacar.com
Malagacar.com

 

La velocidad, un factor a tener en cuenta

Si bien estas resacas pueden ir entre 2 a 3 kilómetros por ahora, la velocidad suele ser irregular y cambiar de un momento a otro.

Lo anterior quiere decir que en un minuto y medio, la velocidad podría aumentar a los 8 kilómetros por hora. Esto es, precisamente, lo que toma desprevenida a una persona cuando se enfrenta a este fenómeno.

Los expertos recomiendan no ingresar al mar en playas que no son aptas para el baño, o inmediatamente desconfiar cuando el oleaje se ve lento, puesto que allí es cuando suele producirse la llamada "corriente de resaca".

Leer más de