Así son las tiny houses, las "microcasas" que se pueden comprar desde $1 millón

  • Por Matías González Olguín

Para muchas familias, el sueño de la casa propia en realidad se ha convertido en una pesadilla, debido a la severa crisis habitacional que afecta al país. Los valores de las casas y los departamentos escapan del bolsillo de varias personas, lo que ha dificultado el acceso a la vivienda.

Lo anterior, sin considerar la burocracia de la tramitación de los permisos de construcción y que el precio de los terrenos también se ha incrementado, siendo relativamente los más accesibles aquellos que están en la periferia de las grandes ciudades. 

Frente a este escenario, una opción que ha cobrado importancia son las denominadas tiny houses, también conocidas como "microcasas". Tal como su nombre lo sugiere, son viviendas que generalmente no superan los 40 metros cuadrados, pero son perfectamente habitables para familias unipersonales o parejas.

¿Cómo son las tiny houses y cuáles son sus ventajas?

Últimamente, se ha transformado en una tendencia, muchas veces por necesidad, que se está consolidando como estilo de vida, especialmente para los adultos jóvenes.

Lo que más atrae de esta opción habitacional es su valor: de acuerdo señala DFMAS, están entre $1 millón y $40 millones —dependiendo de su composición y comodidades, porque es probable que superen ese rango—, considerando que en el mercado actual hay precios que superan los $100 millones.

El arquitecto Jonathan Castillo, diseñador de proyectos en Mi Tiny House, explica que este tipo de viviendas son cotizadas por "personas entre 25 y 40 años que no tienen el dinero para comprar una casa, tampoco las ganas de endeudarse por los próximos 20 años", consigna al mismo medio.

Castillo agrega otra ventaja: la reducción de costos, manteniendo todas las facilidades que otorga una vivienda tradicional. Además, son transportables, generalmente sustentables y no requieren permisos de obras de construcción, solo cumplir con la normativa de circulación.

Eso sí, un aspecto importante a considerar es que "el espacio no es mucho y hay que simplificar la vida. En la mayoría de los casos, la gente se da cuenta de que no necesitan tanto, dejan de acumular cosas y viven con lo justo, sin ser austeros”.

¿Cómo es vivir en una "microcasa"?

Daniella Márquez y Nicolás Moya tenían la intención de salir de la ciudad mientras arrendaban en Providencia. Como no tenían los recursos para comprar una vivienda, acudieron a la "microcasa", instalándose con sus cuatro perros en un terreno que compraron en la comuna de Navidad, en la región de O'Higgins.

"Nos dimos cuenta de que el living y la sala de estar solo la usaban los perros, casi siempre estábamos en la cocina o el comedor. Por eso, en la casa le dimos importancia a estos dos últimos sectores", cuenta la pareja a DFMAS.

Su tiny house no está conectada a la luz eléctrica, no poseen sistema de alcantarillado ni tampoco agua potable. Cada 15 días obtienen este recurso hídrico de agua de un pozo, la energía la reciben desde paneles solares y tratan las aguas servidas.

Pese a todo ello, aseguran que "la tiny juega a favor del proceso de transición de ser una persona urbana a vivir en un lugar rural y aislado".

Todo sobre Vivienda