"Hay que ayudar a la gente": La lucha de los padres de Tamara Moya impulsando la ley en honor a su hija

  • Por Nicolás Díaz - Rocío Larraguibel

El 28 de febrero de 2021 la vida de Raúl Moya y Camila Almonacid se desgarró completamente. Ese día, su hija Tamara, fue asesinada a sus cinco años cuando delincuentes le dispararon en medio de una encerrona.

Tras su muerte, los padres de la niña han utilizado sus cuerpos como un lienzo en los cuales con diversos tatuajes sobrellevan la tragedia. Sin embargo, la lucha más importante es la que han dado al impulsar la llamada "Ley Tamara".

La iniciativa que actualmente se discute en el Congreso busca aumentar las sanciones para quienes cometen delitos contra menores, pero para Raúl y Camila es también una forma de darle justicia a su hija y a todos los niños víctimas de delitos violentos.

La vida después de Tamara

Los padres de Tamara se han hecho 10 tatuajes cada uno en su cuerpo. El rostro de su hija, sus ojos azules, su nombre, su juguete favorito. También los días que vivió en este mundo y su fecha de nacimiento. Distintos artistas son autores de estas imágenes. Con orgullo los muestran como símbolo de amor.

"Es como una manera de sentirla más cerca, o sea la tenemos plasmada en nuestra piel con miles de formas, colores, significados", explica Camila.

La mujer agrega que para ella "no hay una cosa mejor en estos tiempos que levantarse y ver la cara de la Tamara en mis brazos, cuando abrazo a Raúl puedo ver a la Tami en su antebrazo, puedo verla todo el tiempo que yo quiera con esos ojos tan intensos".

"Yo creo que nunca me voy a arrepentir de los tatuajes que me he hecho, porque son en memoria de mi hija, ahora, si ella estuviera acá para darme su opinión, no sé si le gustarían", dice por su parte Raúl.

"Hay que ayudar a la gente"

Pero los tatuajes no han sido la única forma de recordar a Tamara. El dolor de esta familia también se ha convertido en una lucha por ayudar a otras víctimas como su hija, una lucha que además se inspira en las propias "enseñanzas" que la niña les dejó en su corta vida.

Camila cuenta que uno de los videos que atesoran de su hija es cuando ella usa una tabla de cocina como guitarra y canta una canción en la cual dice que "hay que ayudar a los niños, hay que ayudar a los abuelitos, hay que ayudar a la gente".

"Entonces nosotros buscamos la manera de cómo poder ayudar a los demás, y la única manera de poder hacerlo, donde sí legalmente se pueda apoyar a todos, ayudarlos, es a través de una ley", señala Camila.

Pasado casi un año y medio desde la muerte de Tamara, el trabajo impulsado por Raúl y Camila va dando frutos. El Senado ya despachó el proyecto a su tercer y último trámite legislativo, por lo que se espera que pronto se convierta en ley.

Si bien Tamara nunca más estará con sus padres, Raúl Moya y Camila Almonacid tienen el pequeño consuelo de que con la "Ley Tamara", la partida de su hija tendrá sentido.

Leer más de