MegadenunciasEscríbenos aquí
Mayor proveedor de textos escolares congela sus precios en medio de investigación de FNE

Mayor proveedor de textos escolares congela sus precios en medio de investigación de FNE

  • Por Oliver Rodríguez

Los elevados precios de los textos escolares que, año a año, miles de apoderados de estudiantes de establecimientos educacionales particulares deben pagar y una aparente falta de competencia de proveedores provocaron que La Fiscalía Nacional Económica (FNE) comenzara una investigación de las condiciones en que se encuentra este mercado. 

Lo anterior, ante la posibilidad de que ni el Estado ni los consumidores privados estén accediendo a una adecuada relación comercial. 

En específico, la FNE analizará las licitaciones estatales (US$58 millones en 2018) y las compras privadas (US$64 millones en 2018). Para lo anterior, consigna El Mercurio, la entidad persecutora ha recopilado diferentes tipos de información, incluyendo análisis al funcionamiento del mercado en otros países, además de las opiniones de expertos, autoridades y empresas.

MIRA TAMBIÉN: Pruebas específicas y entrevistas a apoderados: Detalles del proyecto Admisión Justa

En este escenario, el mayor proveedor de estos productos, la editorial SM (58% del mercado), decidió congelar sus precios este año, a diferencia de su más cercano competidor, Santillana (30%), quienes si reajustaron sus valores, según señalaron, acorde a la inflación. 

Desde la Editorial SM aseguraron al mentado medio que se encuentran colaborando con la FNE por "tercera vez ya que las dos investigaciones anteriores de este organismo fueron archivadas al no encontrarse irregularidad alguna".

MIRA TAMBIÉN: Sistema de Admisión Escolar: Proyecto firmado por Piñera busca reponer la selección

MINEDUC

Consultado por lo anterior, el subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, señaló que si bien el Estado logra buenos precios, "el mercado privado se aprecian tarifas mucho más elevadas. Esta investigación debiese apuntar a hacer un mercado más competitivo y a bajar los precios con el público en general".

En este sentido, realizó un llamado al sector privado a que "se organice a la hora de enfrentar el mercado de los textos. Por ejemplo, sería razonable que los establecimientos organizaran un poder de compra para por esa vía apuntar a una rebaja en los precios. O mecanismos como la reutilización de textos para años siguientes".