MegadenunciasEscríbenos aquí
Jaime Campos confiesa que se negó a firmar decreto de cierre de Punta Peuco

Jaime Campos confiesa que se negó a firmar decreto de cierre de Punta Peuco

  • Por Mariano Peñafiel Durruty

"A horas de la transmisión de mando, ¿puede alguien obligarme a ejecutar actos que violenten mi conciencia y que violenten la Constitución y las leyes?". Con estas palabras el ex ministro de Justicia, Jaime Campos, reconoció haberse negado a firmar el polémico decreto de cierre de Punta Peuco.

El documento aludido correspondería al texto aludido por diversos medios horas antes del cambio de mando presidencial del pasado 11 de marzo, el que habría sido impulsado por la administración de la ex Mandataria Michelle Bachelet.

En el video de ocho minutos dirigido a la comunidad masónica a la que pertenece Campos y divulgado por La Tercera, el otrora secretario de Estado explicó que hasta el día viernes 9 de marzo "que es cuando en la práctica dejo de actuar como ministro de Justicia y Derechos Humanos, el gobierno nunca me entregó información o instrucción o resoluciones al respecto".

"Sin embargo, y de una manera a mi modo de ver extraña, el sábado 10 en la noche y el domingo 11 en la mañana, a horas de la transmisión de mando, me plantearon la necesidad de ejecutar un acto administrativo que no implicaba el cierre de Punta Peuco, como algunos lo indican, pero que objetivamente se refería a él", agrega Campos.

El ex ministro continúa asegurando que "les advertí que ese acto jurídicamente era ineficaz, que no iba a producir efecto material alguno, y que me parecía sólo una maniobra político-comunicacional, efectista y que, por cierto, yo para ello no me prestaba".

"Además, les indiqué que del punto de vista jurídico, la proposición que me estaban haciendo adolecía de errores que lo podían transformar en un documento además ilegal, puesto que todo el procedimiento de su génesis no corresponde a lo que nuestro ordenamiento jurídico contiene sobre este punto", indica.

Campos relata que "a horas de la transmisión del mando, un acto de esta especie lo único que iba a lograr era empañar lo que ha sido la tradición republicana chilena en materia de transmisión de mando, y con el propósito de evitar ese bochorno, por cierto que me negué a hacerlo".

"Del mismo modo, y en la misma ocasión, me negué a ejecutar otros actos administrativos que me indicaron, puesto que, desde un punto de vista constitucional y legal, y como ya por escrito se los había advertido, tenía reproches jurídicos sobre la materia", explica.

"Si alguien me plantea ejecutar un acto que violenta mi conciencia, que transgrede mis principios y mis valores, y que importa una marginación de la Constitución y de la ley que hemos jurado respetar, tengan ustedes la seguridad que yo jamás lo voy a realizar. Y en este caso, me tocó enfrentar esta situación", finaliza Campos.