Decretan retiro masivo se teléfonos públicos en Santiago centro

Decretan retiro masivo se teléfonos públicos en Santiago centro

  • Por Oliver Rodríguez

Por Oliver Rodríguez.

Durante los últimos días, la Dirección de Emergencias de la Municipalidad de Santiago retiró 36 casetas telefónicas que se encontraban en desuso en las calles Huérfanos, Estado y Ahumada. Acción que se transforma en postal del ocaso de un artefacto, en su momento revolucionario, que hoy por hoy es invisible para muchos adultos, y completamente desconocido para muchos niños.

El alcalde de la comuna, Felipe Alessandri, explicó que “durante las décadas del ’80 y ’90, estas casetas fueron muy útiles para todos quienes transitan por los paseos peatonales del centro, sin embargo, en los últimos años, y con la alta penetración de los celulares, entraron en desuso. Hoy estamos recuperando el espacio público pensando en los vecinos, comerciantes, trabajadores y en todos quienes utilizan estos paseos”.

En efecto, en diciembre del año 2000, el número de teléfonos públicos en el país era de 71.088. Cifra que en el siguiente año, incluso, presentó una considerable alza, llegando hasta 79.895, sin embargo, ahí comenzó un descenso sostenido que, según datos de la Subsecretaría de Telecomunicaciones, a septiembre de 2016 se ubicó en los 18.112 aparatos.

Lo anterior tiene directa relación con la entrada al mercado y masificación del uso de teléfonos celulares, cuyo número total supera la población actual de Chile, contrastando la cifra del Censo 2012 (pese a que su información será corroborada con un nuevo proceso este 2017) con el total de móviles a septiembre de 2016, según datos de la Subtel: En el país existen cerca de 17.000.000 personas, versus los 22.872.049 aparatos celulares que contabiliza el organismo.

 

Tan evidente es la relación entre el auge y caída de los celulares y los teléfonos públicos, respectivamente, que para diciembre del año 2000 existían 3.401.525 aparatos registrados por la Subtel, y que en 16 años aumentó en 19.470.524 unidades.

Sin embargo, desde la subsecretaría indicaron que si bien la tónica es la desaparición de estos aparatos en la vía pública, aún subsisten aquellos que se encuentran en recintos privados, principalmente locales comerciales pequeños o estaciones de metro, principalmente por el menor riesgo a ser destruidos y el inferior valor de arriendo del espacio.

¿QUÉ HACER CON LOS TELÉFONOS PÚBLICOS?

Extraer las cabinas telefónicas no es la única opción para enfrentar el desuso del que son parte. En Londres, Nueva York y otras capitales del mundo, dichos elementos fueron transformados en puntos de acceso a Wi Fi, gratuitos y pagados. Esto sirvió, entre otras cosas, para otorgar acceso fácil a internet para turistas, por ejemplo, y ahorrar los costos de retiro de las casetas.