Usó cremas para blanquear su piel y terminó perdiendo la visión

Un particular accidente doméstico sufrió una mujer en Minnesota, Estados Unidos. Después de echarse cremas blanqueadoras de piel durante varios meses, resulta que perdió la visión periférica, además de contraer problemas como insomnio, fatiga y debilidad muscular.

Dichas cremas tenían elevadas cantidades de mercurio, lo que le provocó una intoxicación, poniendo en riesgo a toda su familia. Este elemento químico es imperceptible para el humano, así que se esparció por todos los espacios de la casa, incluyendo las habitaciones de sus hijos.

"Nadie quiere intencionadamente hacerse daño a sí mismo o a los miembros de su familia. Pero (el mercurio) está ahí fuera y no se puede ver, no se puede oler. No hay forma de saber si está en las cremas o no, porque no está en las etiquetas", explicó la doctora Erin Batdorff.

"No recuperará la visión"

La casa de la mujer recibió dos visitas por parte de la doctora y especialistas de la Agencia de Control de la Contaminación de Minnesota (MPCA, por sus siglas en inglés). En la primera, la afectada exhibió cremas de belleza que eran blanqueadoras de piel que provenían del extranjero, pero que ya no utilizaba.

Cuando fueron analizadas en laboratorio, se determinó que dos de los productos tenían una cantidad elevadísima de mercurio, superando por mucho el límite establecido. Esto fue validado por los exámenes de orina a la mujer, en los que también se detectó la presencia del químico.

Mercurio líquido. Fuente: Ok Diario.
Mercurio líquido. Fuente: Ok Diario.

 

Pese a toda la evidencia, la MPCA no estimó que la situación fuera preocupante. Sin embargo, en la segunda visita todo era peor: otros dos productos que compró en un mercado local —uno no era blanqueador de piel, pero se suele utilizar para ese propósito—, tenía elevados registros de mercurio. 

"No recuperará la visión. Así que ser una mujer joven que ahora tiene pérdida de visión es realmente aterrador y bastante preocupante", dijo la doctora.

La mujer vivía en un ambiente contaminado en mercurio, pues su ropa, tollas, artefactos domésticos y hasta su cama tenían rastros del elemento.

Leer más de