Un joven creyó lesionarse en el gimnasio, pero en verdad tenía una grave enfermedad.

"No sabía lo que estaba pasando": Joven creyó lesionarse en el gimnasio, pero tenía una severa enfermedad

  • Por Diego Alonzo

"Fue realmente aterrador y extraño", relató Brandon Hackett, que, cuando tenía 19 años, comenzó a presentar problemas de salud que relacionó inmediatamente con el gimnasio, al que iba con frecuencia.

El joven, un fanático del fitness, tenía un fuerte dolor de espalda en julio del año pasado, por lo que, tras visitar a su médico, comenzó con una fisioterapia. Sin embargo, las molestias continuaron y el dolor se extendió a la zona de su estómago.

La situación empeoró para Brandon una vez que sintiera una especie de hormigueo en sus piernas. A raíz de lo anterior, los doctores le comentaron que era ciática, pero, en agosto de ese mismo año, terminó desplomándose en su habitación, informa Liverpool Echo.

¿Cuál fue el diagnóstico?

En este contexto, el joven fue trasladado al Hospital de Sheffield, en Inglaterra, donde fue sometido a una cirugía que le permitió ir recuperando el movimiento en sus piernas.

Pero lo peor estaba por venir, ya que los especialistas le informaron que las sospechas de antes quedaron descartadas y que en realidad tenía sarcoma de Ewing, un tipo de cáncer que se presenta en los huesos y que afecta, en su mayoría, a niños y adultos jóvenes.

Brandon, cuyo cáncer no se había propagado hasta ese entonces, comenzó con el respectivo tratamiento en octubre del 2021 y empezó a recuperar la movilidad, aunque tuvo que aprender a caminar de nuevo.

 

Liverpool Echo

 

"Ni siquiera podía mover los dedos de los pies"

El joven, que actualmente tiene 20 años, contó algunos detalles sobre su experiencia y afirmó que "cuando colapsé, no sabía lo que estaba pasando... Sentía como si mis piernas estuvieran pegadas al piso y ni siquiera podía mover los dedos de los pies".

En tanto, recalcó que poco a poco ha ido retomando la vida que tenía antes de ser diagnosticado con la grave enfermedad: "Acabo de empezar con la fisioterapia, pero puedo caminar sin ayuda, solo tomo un bastón en caso de que pierda el equilibrio. El tumor ya no está y los escáneres están limpios. Estoy de vuelta en el gimnasio otra vez", concluyó.

Leer más de