¿Quién es Christian Brueckner?: Los macabros delitos cometidos por el sospechoso de secuestrar a Madeleine McCann

¿Quién es Christian Brueckner?: Los macabros delitos cometidos por el sospechoso de secuestrar a Madeleine McCann

  • Por Javiera Rodríguez

Christian Brueckner fue declarado oficialmente sospechoso por la desaparición de Madeleine McCann, vista por última vez en un hotel de Portugal, donde pasaba las vacaciones con sus padres en mayo de 2007.

Las autoridades alemanas vienen afirmando desde el año 2020 que cuentan con una serie de pruebas que confirmarían el asesinato de la pequeña, y ha pedido de la justicia portuguesa finalmente el hombre fue oficializado como imputado.

Esta no es la primera vez que se encuentra en la mira de la Justicia, ya que cuenta con una serie de antecedentes que van desde delitos como robos, tráfico de drogas, abusos y violación.

De acuerdo a ABC, el sujeto de 44 años se encuentra cumpliendo condena por otro caso en la prisión de Oldenburg, Alemania, donde se queja del trato que recibe de los guardias y de las amenazas. Le disgusta tener que comprar sus bolígrafos en la tienda de la prisión y se dedica a escribir cartas que buscan obtener beneficios carcelarios.

Su infancia

Jon Clarke, quien estuvo investigando el caso por años, publicó el destacado libro "My Search for Madeleine", que revela detalles sobre la vida de Brueckner cuando aún no era un criminal.

Según la reseña del texto realizada por el diario inglés The Times, Brueckner tuvo una "infancia tortuosa" y que su propia madre "vivía encima de una taberna y se relacionaba con delincuentes locales".

Se crió con una familia adoptiva, pero antes pasó por un orfanato. Ya con quienes lo acogieron fue víctima de gritos y golpes con cinturón junto a sus hermanos. Además, su madre adoptiva, identificada como Brigitte, fue calificada como "brutalmente dominante".

Fritz, su padre adoptivo, frecuentaba "azotarles adecuadamente en el trasero desnudo gritando: '¡Si lloras, habrá más!'".

Otros delitos

En "My Search for Madeleine" se recuerda que Christian Brueckner comenzó a ser investigado por la desaparición de Madeleine tras haber sido condenado en el 2019 por la violación de una turista estadounidense de 72 años, caso por el que actualmente se encuentra privado de libertad, al igual que por tráfico de drogas.

Este hecho tuvo lugar en Portugal el 2005, a pocas cuadras del apartamento de vacaciones que los McCann rentaron en el 2007. La mujer, además de haber sido agredida sexualmente, fue atada y golpeada, para luego sufrir el robo de sus pertenencias.

Pero su historial criminal viene de más atrás. Su primer juicio sexual fue en 1994, cuando tenía 17 años, siendo condenado en Baviera por abusar de un niño

Luego de eso, logró escapar y entre 1995 y 2007 vivió y trabajó en el sur de Portugal, donde habría cometido varios delitos, como robos en hoteles y departamentos, además de la agresión sexual a la adulta mayor.

El último caso relacionado con menores fue un proceso por tenencia de pornografía infantil en 2016. De todos modos, el 2020 una expareja lo habría acusado de abusar a su hija de cinco años en el 2013.

Investigado por homicidio

En junio del 2020, la justicia belga reabrió la investigación sobre el asesinato de una adolescente alemana en 1996 por un posible vínculo con Brueckner. 

Caroline Titze fue hallada muerta, con el cuerpo mutilado, a los 16 años, en julio de 1996 en la costa belga.

Hallazgos que lo vinculan con el caso McCann

En junio del 2020 los investigadores del caso hallaron ropa y trajes de baños infantiles al interior de la casa rodante del hombre. Y eso no es todo, porque además encontraron distintos pendrives que almacenaban imágenes de pedofilia, entre las cuales aparece él.

En julio de ese mismo año, se informó que tras excavaciones encontraron un sótano oculto, en una de las viviendas que alquiló Christian Brueckner en el año 2007, en Seelze, Hanover. Al ingresar a este sótano, los detectives pudieron encontrar gran cantidad de fotografías y videos enterrados, que fueron calificados como "perturbadores".

Un mes antes del hallazgo, un examigo del acusado reveló que el alemán "después de un par de semanas" comenzó a bromear y a decir que la niña estaba en el sótano. "Vamos Christian, saca a Maddie del sótano", le decían sus compañeros pensando que se trataba solo de un "chiste".

En enero de 2022,  la cadena alemana RTL logró acceder a las perturbadoras conversaciones que Brueckner tuvo con un confidente en Internet. El sospechoso figuraba bajo el seudónimo de "madness-der-holger" y sugería "capturar algo pequeño".

Violento y celoso

Una exnovia británica de Brueckner contó al medio Daily Star que "Chris podía ser muy, muy encantador, muy divertido y muy suave en su forma de hablar. Estaba muy solo en Portugal, sin familia. Al principio nuestro romance fue genial".

Así era en un principio, pero con el tiempo su personalidad comenzó a cambiar. De acuerdo a la mujer, él la atacaba constantemente debido a los celos, propinándole golpes cada vez más violentos.

"Hasta ahora me he negado a creer que alguien con quien estuve involucrada pudiera cometer algo tan horrible y desagradable como lastimar a una niña. Pero ahora no estoy segura", manifestó la mujer.

"Es escalofriante pensar que se sospecha que mi ex secuestró a Madeleine McCann. En estos tiempos estoy empezando a preguntarme cada vez más seguido si él tuvo que ver con la desaparición de Maddie. Y si lo hizo, necesita ser realmente castigado por ello", agregó.

Todo sobre Madeleine McCann

Leer más de