Filmaba mujeres con cámaras ocultas: Condenan a policía a tres años de prisión por Referencial Unsplash

Filmaba mujeres con cámaras ocultas: Condenan a policía a tres años de prisión por "voyeurismo"

  • Por Meganoticias / AFP

A tres años de prisión por voyeurismo fue condenado este viernes un policía británico que filmó a decenas de mujeres desnudas utilizando cámaras ocultas.

El detective inspector Neil Corbel, de 40 años, fue acusado por 19 mujeres de voyeurismo entre enero de 2017 y febrero de 2020, cargos de los que se le declaró culpable a mediados de septiembre.

El engaño

Este padre de familia ocultaba su condición de policía y se hacía pasar por un piloto de línea aficionado a la fotografía para captar a mujeres dispuestas a posar en "desnudos artísticos" en Londres, Mánchester y Brighton.

Aunque las modelos establecían "límites claros" a las imágenes para las que posaban, él escondía cámaras espías en objetos como cajas de pañuelos, gafas o cargadores para filmarlas durante horas sin que ellas lo supieran, explicó el juez Martin Edmunds al condenarlo el viernes a tres años de reclusión.

Corbel, exmiembro de una unidad antiterrorista, fue detenido a raíz de las sospechas de una de sus víctimas sobre un despertador que, según descubrió buscando la marca en internet, tenía un dispositivo de grabación que podía controlarse desde un teléfono móvil.

Los agentes encontraron imágenes de 51 mujeres diferentes en el ordenador de Corbel, quien según destacó el juez no "utilizó su puesto de policía para localizar o intimidar a sus víctimas".

Sin embargo, cuando estas supieron que se trataba de un agente, "es evidente que esto minó gravemente su confianza en la policía", algo "especialmente grave" en opinión del magistrado.

Más escándalos

Cabe señalar que la Policía Metropolitana de Londres, también conocida como Scotland Yard, se ha visto sacudida en los últimos meses por una serie de casos que implican a sus agentes.

Uno de ellos, Wayne Couzens, fue condenado en septiembre a cadena perpetua por utilizar su credencial policial para detener a la joven londinense Sarah Everard mientras caminaba hacia su casa, antes de violarla, estrangularla y quemar su cadáver.

Otros dos agentes fueron condenados en diciembre a prisión por tomar y compartir en WhatsApp fotos de dos hermanas asesinadas.