Viruela del Mono en Chile: Conoce cómo se transmite la enfermedad Shutterstock.

Viruela del Mono en Chile: Conoce cómo se transmite la enfermedad

  • Por Macarena Lastarria Mallea.

El domingo 3 de julio se reportó un nuevo caso de Viruela del Mono en el país, sumando así nueve personas infectadas desde que se informó sobre el primer contagio, el pasado 17 de junio. 

Hasta el momento, esta enfermedad continúa siendo catalogada de riesgo global "moderado" por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ha provocado un inusual brote de contagios en 42 naciones, siendo Europa el principal continente afectado.

Los expertos señalan que se trata de una enfermedad emergente, rara y poco frecuente, que causa una picazón en quienes la padecen que se extiende por distintas partes del cuerpo. Además, puede provocar fiebre, escalofríos, dolores, entre otros síntomas.

¿Cómo se transmite esta enfermedad?

Su transmisión principal ocurre de animales, como monos y ratas, a los humanos. Pero entre las personas se puede transmitir por contacto directo de los fluidos que emanan de las lesiones en la piel, pero también se podría contraer por contacto con la saliva o secreciones respiratorias. 

Asimismo, otra fuente de contagio puede ser mediante el contacto con objetos contaminados con los fluidos de una persona contagiada, como sábanas o toallas. Por otro lado, las autoridades sanitarias han descartado que se trate de una infección de transmisión sexual. 

¿Cuáles son los síntomas?

Según la CDC, las personas que se infectan comienzan durante los primeros días con malestares como:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Dolor de espalda
  • Inflamación de los nódulos linfáticos
  • Escalofríos
  • Agotamiento

Estas manifestaciones pueden ser acompañadas por la inflamación de los nódulos linfáticos, como una respuesta del combate de tu sistema inmune contra la infección.

Al igual que la peste cristal, la viruela del mono produce lesiones dermatológicas. Según la epidemióloga Annabella Arredondo, del Instituto de Salud Pública de la Universidad Andrés Bello, estas se presentan con "manchas rojas, luego pápulas o vesículas que luego forman pústulas, evolución que demora diez días".

Se estima que el virus se puede demorar entre 7 días y dos semanas en incubar dentro del cuerpo humano, pero la presencia de sintomatología se puede mantener entre los 5 a 21 días, desde que hubo contacto con el patógeno.

 

Leer más de