limpiar campana cocina Unsplash

¿Está pegote con grasa? Estas son las claves para limpiar correctamente la campana de tu cocina

  • Por Monserrat Saavedra

¿Recuerdas la última vez que limpiaste la campana de tu cocina? Este electrodoméstico es fundamental al momento de cocinar, ya que permite eliminar los vapores de las comidas, para así disminuir los olores que puedan quedar en la habitación.

El problema es que, a pesar de su relevancia, muchos olvidan incluirlo en sus rutinas de limpieza dentro de la cocina. Con el tiempo, la exposición a los vapores de los alimentos y la grasa al cocinar, hace que su superficie se sienta pegajosa.

La poca limpieza podría obstruir los filtros y conductos, interviniendo con el buen funcionamiento del electrodoméstico.

Recuerda, antes de seguir estos consejos, revisa el manual de tu campana, para comprobar cuáles son las indicaciones entregadas por el fabricante.

¿Cómo se limpia la campana de la cocina?

Para tener una campana reluciente necesitas de vinagre, agua, algún producto o jabón desengrasante, bicarbonato de sodio, una escobilla suave y otra de cerdas más duras.

Antes de comenzar es importante quitar el polvo y suciedad que puedes encontrar en la superficie del aparato, con un paño húmedo será suficiente.

Para quitar la grasa pegada y las manchas de comida más grandes, debes:

  1. Con un cepillo suave limpia debajo de la campana, en la parte que está directamente frente a la comida. Utiliza un poco de agua con jabón desengrasante, y en caso de las manchas más duras, puedes aplicar una pasta compuesta de bicarbonato de sodio y un poco de agua.
    En caso de que sea mucha la grasa, retira con un paño seco el detergente y líquido antes de continuar escobillando o aplicando más producto.
  2. Retira los filtros y déjalos remojando en agua lo más caliente que puedas, sin que te quemes. Puedes agregar productos desengrasantes líquidos y un cuarto de taza de bicarbonato.
  3. Déjalos completamente sumergidos entre 15 a 20 minutos antes de comenzar a escobillarlos con un cepillo más duro. Sé delicado con los movimientos y no apliques mucha presión que pueda dañar los filtros.
  4. Enjuaga y seca todo bien antes de volver a colocar.

Todo sobre Consejos hogar

Leer más de