No era un agujero negro sino que Shutterstock

No era un agujero negro sino que "estrellas vampiro": Esto es lo que descubrieron cerca de la Tierra

  • Por Meganoticias

En el año 2020, astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) descubrieron un agujero negro en el sistema HR 6819, el que correspondía, hasta ese entonces, al agujero negro más cercano a la Tierra.

Dos años después del hallazgo, diversas investigaciones permitieron confirmar que dicho agujero negro nunca existió.

Según un artículo publicado en la revista Astronomy & Astrophysics, equipos de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica y del ESO, descubrieron que el HR 6819 en realidad es un sistema binario sin agujero negro, correspondiente a dos "estrellas vampiro".

¿Cómo se produjo el nuevo hallazgo?

El astrónomo de ESO con sede en Chile y autor principal del estudio que encontraba el supuesto agujero negro, Thomas Rivinius, junto a su equipo, indicaban que HR 6819 era un sistema triple, con una estrella orbitando un agujero negro cada 40 días y una segunda estrella en una órbita mucho más amplia.   

Sin embargo, un estudio de Julia Bodensteiner, entonces estudiante de doctorado en la Universidad Católica de Lovaina, proponía que HR 6819 podía ser un sistema con dos estrellas en una órbita de 40 días y sin agujero negro. 

La investigadora de la Universidad Católica de Lovaina y directora del nuevo estudio, Abigail Frost, explicó que "habíamos llegado al límite de los datos existentes, por lo que tuvimos que recurrir a una estrategia de observación diferente para decidir entre los dos escenarios propuestos por los dos equipos".

Las "estrellas vampiro"

Tras las nuevas investigaciones se pudo revelar que el HR 6819 era un sistema binario sin agujero negro.

"Nuestra mejor interpretación hasta ahora es que captamos este sistema binario poco después de que una de las estrellas hubiera succionado la atmósfera de su estrella compañera. Se trata de un fenómeno común en los sistemas binarios cercanos, a veces denominado 'vampirismo estelar' en la prensa", detalló Bodensteiner. 

La investigadora también afirmó que "mientras la estrella donante era despojada de parte de su material, la estrella receptora comenzó a girar más rápidamente”.

Por su parte, Frost destacó que "captar una fase de este tipo, posterior a la interacción, es extremadamente difícil, ya que es muy corta". 

De ese modo, con el nuevo hallazgo sobre HR 6819, se podrá investigar cómo el "vampirismo" afecta la evolución de las estrellas masivas y la formación de los fenómenos asociados, tales como: ondas gravitacionales y las violentas explosiones de supernovas.

Todo sobre Astronomía

Leer más de