Automedicación y tratamientos sin monitoreo: Causas de hospitalización por mal uso de medicamentos

Automedicación y tratamientos sin monitoreo: Causas de hospitalización por mal uso de medicamentos

  • Por Diego Ponce

Por Nathalie Gómez

En Chile seis de cada diez personas consumen al menos un medicamento al día. Para algunos es sinónimo de que el país tiene más acceso a fármacos, y puede enfrentar de mejor manera ciertas enfermedades.

"Los medicamentos tienen muchos efectos positivos. Tratan enfermedades, calman el dolor, pero también hay que tener conciencia que los medicamentos tienen efectos adversos", advierte la Subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

Así quedó demostrado con un estudio de la Universidad de Valparaíso basado en datos del Ministerio de Salud. Cada año más de 11 mil personas, aproximadamente, son hospitalizadas a causa del mal uso de medicamentos. Y se estima que más de 110 mueren debido a esto.

MIRA TAMBIÉN: Repartirán 51 mil nuevas vacunas contra influenza en diversas comunas de la Región Metropolitana

El análisis contó con datos entre los años 2010 y 2017. Las principales víctimas del mal uso de fármacos son lactantes, preescolares, adolescentes y adultos mayores.

 

"Es una cifra muy preocupante, sin duda, la administración de fármacos debe ir siempre de la mano de una indicación médica", dice el jefe de urgencia del Hospital Clínico Red UC Christus, Allan Mix.

CAUSAS

Según el estudio, en el sistema público los principales diagnósticos de hospitalización por el mal uso de medicamentos, son por envenenamiento (28%), dependencia de drogas en enfermos crónicos (9.6%), y envenenamiento por Benzodiazepina, un ansiolítico muy utilizado en el país.

Para el doctor Mix son dos las principales causas que genera el mal uso de fármacos. La primera es la automedicación. "Lamentablemente en lugares como ferias libres hay acceso a medicamentos que sólo deben ser recetados por médicos, y que provocan graves problemas si se toman de forma indiscriminada o si la dosis no es la indicada para cada persona".

Pero la automedicación no sólo responde a aquellos fármacos con receta. "El ibuprofeno y el ketoprofeno me han enfermado del estómago más de una vez", confiesa Miguel Gajardo, uno de los tantos chilenos que alguna vez se ha intoxicado con estos medicamentos, que no necesitan de prescripción médica, para tratar dolores musculares.

Es que no necesitar de una receta, no significa que el medicamento en cuestión sea inofensivo. "Un antinflamatorio pueden provocar serios daños renales", advierte el doctor Mix.

El segundo problema está relacionado con la extensa duración de tratamientos prescritos por médicos. Según el académico de la facultad de farmacia de la Universidad de Valparaíso, y uno de los autores del estudio, Juan Francisco Collao, "muchas veces los pacientes sólo reciben el medicamento que necesitan, pero no cuentan con el monitoreo adecuado para seguir el tratamiento. Se quedan solos", argumenta.

Además, asegura que en Chile los estándares para acceder a medicamentos son muy bajos en comparación con otros países.

Los especialistas aseguran que no se trata de dejar de consumir fármacos, pero sí que su uso siempre debe estar monitoreado por un médico, y que en caso de aquellos medicamentos que no necesitan receta, deben ser administrados por un hecho puntual. "Si la molestia continúa, debe suspender el fármaco y acudir a un profesional", finaliza el doctor Allan Mix.