Muerte de Lady Di, fallecimiento de su esposo y salida del príncipe Harry de la monarquía: Las penas de la Reina Isabel

Muerte de Lady Di, fallecimiento de su esposo y salida del príncipe Harry de la monarquía: Las penas de la Reina Isabel

  • Por Ana María Lizana / Javier Pontillo / Víctor Leppe

Su reinado ha visto pasar guerras,14 primeros ministros, pandemias y más de 5 papas, y es que en la monarquía la Reina Isabel II estuvo 70 años. La monarca inglesa marcó a un país y a un mundo entero.

Cabe recordar que este jueves 8 de septiembre se confirmó la muerte de la reina Isabel II a sus 96 años, en el palacio de Balmoral, su residencia oficial ubicada en Escocia.

¿Cómo llegó a ser reina?

Lilibet, como era llamada por su padre, el rey George VI, inicialmente no le correspondía asumir la corona. Sin embargo, hubo un momento que marcaría su vida: la abdicación voluntaria del rey Eduardo VIII, su tío, abdicando por amor.

Esto dio paso a la coronación de su padre como rey y siguiendo la línea de sucesión, la próxima sería ella. Fue el 6 de enero de 1952, fecha en la que Isabel se convirtió en reina, aunque la ceremonia se llevó a cabo un año después, el 2 de junio de 1953.

Fue así como se convirtió en la actual figura principal del Reino Unido y otras 54 naciones ante el mundo, siendo la primera coronación televisada y transmitida a nivel internacional.

"No era la heredera, asume muy joven. Vive la segunda guerra mundial, le toca la caída de los muros (en Alemania), el fin de la Guerra Fría, tensiones en Gran Bretaña, el fin de imperio británico", rememora Patricio Gajardo.

Un estilo "maternal"

Volviéndose un ícono mundial, es que era querida por el pueblo inglés, más considerando su estilo de vestimenta que siempre lograba llamar la atención.

Según Cristian García Huidobro, la reina "mantuvo un estilo maternal respecto al pueblo británico. No es una cuestión de abrazar, pero siempre con una sonrisa".

"Es una mujer que tiene una larguísima experiencia en materia política, una de las agendas más ocupadas, como jefa de Estado. Más de 1500 compromisos al año y demuestra el nivel de compromiso que heredó de su padre", agrega.

Sin embargo, era una mujer que respetaba los protocolos, sumamente inteligente y de vasta experiencia: "La habían enseñado a tener la sonrisa siempre, ser prudente y tenía que cumplir con todos los requisitos de una complicadísima ceremonia y ella los cumplió", afirma Julio Retamal, doctor en Historia.

Las penas de la reina

Uno de los momentos más críticos de su reinado fue la inesperada muerte de Diana de Gales, también conocida como "Lady Di", la esposa de su hijo Carlos, quien ahora con su fallecimiento, será coronado rey.

Cuando aquel suceso tuvo lugar, la reina tardó en dar declaraciones. Patricio Gajardo, historiador de la Universidad de Chile, asegura fue el momento donde la monarca pudo dejar el protocolo de lado.

"Hay toda una interpretación y le piden que exprese sus sentimientos, pero no como reina, sino como de la familia. Ahí ella da un discurso tardío, pero lo da y habla como abuela, como suegra, como persona que se relacionó con Lady DI y que la valoró como persona", justifica el experto.

"Yo diría que es uno de los momentos más espontáneos de la reina Isabel II, donde deja el protocolo de lado", asegura.

Otro hecho que la marcó fue la salida de su nieto Harry de la monarquía luego de casarse con Meghan Markle, siendo él su nieto "preferido" No conforme con ello, luego se vino la muerte de Felipe de Edimburgo, su compañero de vida.

En el 2022 fue ella quien expulsó a su propio hijo de la familia real, el príncipe Andrés, por su implicancia en el escándalo de la red de pederastia y abusos sexuales relacionados con el caso Epstein.

¿De qué murió la reina?

La Casa Real, en sus comunicados, no especificó la causa de muerte de la monarca, aunque se puede presumir, por su avanzada edad, que se podría tratar de complicaciones propias de los 96 años que alcanzó a vivir.

Sin embargo, en los días recientes, en una de las últimas fotografías con vida de Isabel II, registrada durante esta semana cuando recibió en Balmoral a la nueva primera ministra británica, Liz Truss, se apreció a la reina más encorvada y más delgada de lo habitual.

Además, se pudo notar un detalle en sus manos, las cuales tenían una coloración morada, lo que llamó la atención e hizo encender las alarmas sobre su condición médica. Hasta que finalmente este jueves se confirmó su fallecimiento.

Leer más de