La más barata costaba menos de $2 millones: Familias soñaron con sus casas prefabricadas y nunca se las entregaron

Son más de 600 reclamos que se han realizado al Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) en contra de Casas Santa María y sus empresas derivadas, lo que motivó una demanda colectiva, la cual próximamente tendría una sentencia.

Se trata de una presunta estafa, en la cual las víctimas alegan que Santa María, Los Robles, San Sebastián y Santa Catalina, entre otras entidades, prometieron construir su hogar, que en este caso eran casas prefabricadas. Sin embargo, han pasado años sin recibirlas y tampoco el dinero que invirtieron ha sido devuelto.

Una gran parte de las oficinas del grupo Santa María están ubicadas en la comuna de Buin. Hasta ese sector se trasladó un equipo del matinal "Mucho Gusto" para corroborar la situación.

¿Qué dicen los afectados?

En conversación con el matinal, Johana Morales, una de las afectadas, detalló los principales inconvenientes por los que han pasado. En este sentido, remarcó que "hay una señora que le llegó la casa sin techo. Se le llueve entera".

"Son más de 2 mil personas (afectadas). La casa más barata (cuesta) 1 millón 800 mil pesos. Entonces, es sumar y sumar", sostuvo.

Por otra parte, Mafalda Bilbao, quien pagó 7 millones de pesos por su vivienda, indicó que "la casa que yo compré fue de 84 metros cuadrados, 4 dormitorios, 2 baños, 2 ventanales y todas forradas para llevármela al sur".

"Terminaron mandándome en marzo parte de la casa. Ni siquiera puedo decir que es la mitad. Es la cuarta parte", afirmó la mujer.

El principal sospechoso

En el marco de la investigación, todo apunta a que el principal sospechoso es Guillermo Díaz, quien junto a su exesposa inició el negocio de Casas Santa María. Incluso, empresas que él lideraba recibieron premios internacionales.

La intención de Díaz era solucionar los problemas de las personas que no tenían una casa propia. Pese a esto, su objetivo no se vio reflejado en la realidad. Y es que un informe psicológico iniciado en el proceso civil en contra de la empresa, detectó en las víctimas un daño severo en las áreas emocional, conductual, social y de autoimagen.

 

Guillermo Díaz
Guillermo Díaz

 

Esto fue confirmado por Johana Morales, una de las víctimas, quien detalló que "a mí el 2 de enero me dio un accidente cerebral producto de todo este colapso que tenía".

Se estima que la sentencia que pronunciará la justicia civil sea declarada prontamente. En esta línea, Díaz podría responder por daño moral y económico a las víctimas, quienes advierten que quienes quieran una casa fabricada, tomen precauciones, porque sus empresas relacionadas seguirían operando.

Este artículo informa un proceso judicial en curso, por lo que los involucrados no deben ser considerados culpables hasta que la justicia lo determine.

Todo sobre Mucho Gusto