La Discusión de Chillán

"No pensábamos vivir tanto": La historia de adultos mayores que cumplen 73 años de matrimonio

  • Por Meganoticias

Se conocieron trabajando en las oficinas de "Correo y Telégrafos" en Coihueco y este sábado 8 de mayo cumplirán nada menos que 73 años de matrimonio.

Una vida juntos que les permitió edificar una familia de cinco hijos, 14 nietos e igual número de bisnietos, además de una tataranieta.

Una historia que llena de orgullo a los cercanos a la pareja conformada por Matilde Elda Retamal y Domingo Eugenio Díaz.

Ambos, de 95 años de edad, se aprestan a festejar la unión de casi toda una vida, donde apuntan que "el diálogo y buen humor" son las claves para continuar juntos.

"Nuestra historia puede servir de ejemplo"

Fue don Domingo, quien comenzó recordando cómo logró unirse a su actual esposa al señalar al diario La Discusión de Chillán que "un colega estaba enamorado de ella, pero él nunca le dijo nada, porque yo le había dicho que no la buscara más, que alguien se iba a casar con ella. Y ese alguien era yo".

Sobre su relación agregó que "al casarme hice una promesa de portarme bien y cumplir mis mandamientos. Mi esposa ha sido muy buena y yo he actuado siempre normal, con cariño y acompañándola en todo momento".

Palabras a las que se sumó Matilde, quien aseveró que "nuestra historia puede servir de ejemplo a los demás. Él es muy respetuoso y un ejemplo para sus hijos. No hemos sufrido ninguna crisis, no tuvimos grandes problemas gracias a Dios".

Un gran dolor 

Tras dar cuenta de pasajes de su matrimonio, hay un dolor que han debido enfrentar con el tiempo: La muerte de uno de sus hijos.

"Falleció a los 14 años. Fue un dolor grande el que tuve. Luis Héctor recibió el impacto más fuerte en un accidente de tránsito que sufrimos y después estuvo hospitalizado. Posteriormente sufrió cáncer y falleció”, relató Matilde.

Buen estado de salud y vacunados contra el coronavirus

Sobre su estado de salud, esta feliz pareja, si bien sufre las dificultades propias de la edad, mantienen una positiva condición física con una alimentación balanceada y alejados de los vicios.

Incluso, Matilde narró que antes de la pandemia asistía tres veces a la semana a “gimnasia”, realizaba compras y participaba en la misa.

No pensábamos vivir tanto, pero teníamos confianza que el señor nos iba ayudar. Como soy católica siempre estoy rogando a Dios por nuestra salud", sostuvo la mujer.

Debido al coronavirus, han cumplido las normas sanitarias y ya recibieron las dos dosis de la vacuna, junto con la inoculación contra la influenza.

“Hemos estado encerrados, pero tengo una buena vista, porque mi casa está frente a la plaza. También tengo una señorita que nos ayuda, salimos a caminar. Eso nos ha ayudado mucho para seguir adelante", sentenció Matilde.

Leer más de