Viven todos bajo el mismo techo: Hombre pide ayuda para mantener a sus 12 esposas, 102 hijos y 567 nietos

Musa Hasahya es considerado por muchos el hombre más polígamo del mundo. Si bien esta decisión no resultó ser un problema mayor para él en un inicio, ahora comentó que no puede mantener a sus 12 esposas y 102 hijos.

Entre sus argumentos, Musa remarcó que se ha visto afectado por los recursos limitados y la disminución en la producción de los alimentos en Uganda. Por esta razón, ha centrado sus esfuerzos en pedir ayuda para salir adelante.

El hombre, que además tiene 567 nietos, vive junto a ellos en un solo recinto que, a simple vista, parece un verdadero "campo de refugiados", informa Radio Dos.

¿Cómo organiza su hogar?

En un principio, todas las esposas de Musa vivían junto a él bajo el mismo techo. Sin embargo, hace poco, dos de ellas decidieron huir por la situación económica que estaban transitando.

En cuanto a la vivienda, en un principio se caracterizó por tener un dormitorio para cada mujer y con una cocina separada para cada una de ellas. No obstante, al día de hoy funciona como conserjería y también para recibir visitas.

ElTrece
ElTrece

La solicitud de ayuda

Hanifa, la primera esposa de Musa, se refirió a él y afirmó que "nunca se apresura a tomar decisiones antes de escuchar a todas las partes. No victimiza a nadie y nos trata a todos por igual".

En este sentido, el hombre explicó que, para poder mantener la disciplina y unidad en la familia, suele realizar asambleas para pasar lista a todos los niños. A partir de allí es cuando escucha sus necesidades y desafíos, para luego aconsejarlos.

Actualmente, Musa pidió ayuda al gobierno para mantener sus hijos. En esta línea, indicó que "ya no puedo tolerar tener hijos debido a los recursos limitados y, en ese sentido, he aconsejado a todas mis esposas en edad de tener hijos que opten por la planificación familiar".

"También aconsejo a aquellos que deseen casarse con más de cuatro esposas, que no lo hagan porque las cosas no están bien", agregó.

Cabe mencionar que Musa fue empresario e incluso lideró una aldea durante los últimos 20 años. Además, cuando era más joven, compró tierras, sumadas a las que ya había heredado de su padre, lo que generó que pudiese producir alimentos para su círculo cercano, aunque remarcó que nunca pudo educar a sus hijos.