¿Cómo saber si estoy vivo o muerto? La razón por la que muchos peruanos se hacen esta pregunta

  • Por Nicolás Díaz Canales

Durante la última semana, muchos peruanos se han estado preguntando si están vivos o muertos. Una pregunta que parece ilógica, pero que es una real preocupación luego de que se detectaran vulnerabilidades en el sistema del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), el símil del Registro Civil chileno.

Pedro Castillo "decapitado"

La semana pasada se conoció que varias personalidades de Perú, entre estas, la excandidata presidencial Keiko Fujimori, la fiscal nacional, Patricia Benavides, y el propio presidente, Pedro Castillo, figuraban como muertos.

Según detalla el diario La República, el certificado de defunción manipulado de Castillo señala que el mandatario peruano falleció el pasado 25 de septiembre en el Palacio de Gobierno de Lima y que su causa de muerte fue por "decapitación".

Manipulación de registros

De acuerdo a la prensa peruana, las vulnerabilidades en el sistema del Reniec se conocían desde hace dos años, pero fue recién ahora que obtuvieron relevancia pública debido a las personalidades que aparecen como muertas.

La presidenta la institución, Carmen Velarde, indicó que la manipulación de los sistemas informáticos estatales se debe al "uso indebido de las claves y usuarios de los médicos para generar certificados de defunción".

A raíz de la polémica, desde el pasado viernes 14 de octubre, el Comité Directivo del Reniec dejó sin efecto la resolución que permitía emitir actas de defunción de oficio. Ahora las actas solo pueden ser emitidas manualmente con la firma y huella digital del médico.

"Lamentamos muchísimo esta decisión y le pido perdón a la ciudadanía... que en ese dolor de perder a un ser querido no tenían que venir a Reniec, porque sabían que el acta se generaba de oficio", señaló Velarde.

Así entonces, por esta vulnerabilidad informática son miles los peruanos que se preguntan si están vivos o muertos en los registros oficiales, ya que más allá de una divertida anécdota, esta información puede ser usada de manera ilícita.

Leer más de