Creyó que sus malestares se debían a covid prolongado, pero se trataba de un cáncer terminal

  • Por Macarena Lastarria Mallea

Vickie Cooney, una mujer escocesa, atribuyó la fuerte tos y el cansancio extremo que sentía al covid prolongado. Sin embargo, semanas después, los médicos le dieron un devastador diagnóstico. 

Sharon Brotherton, una amiga de Vickie, comentó a Daily Record que todo comenzó hace dos meses, luego de que la madre de dos niños "sintió que tenía covid durante mucho tiempo después de dar positivo en junio".

Le dieron semanas de vida

Tras visitar a un especialista la derivaron a hacerse exámenes y un escáner. Los resultados mostraron que padecía de un agresivo cáncer de pulmón, por el que fue sometida a radioterapia. 

Desafortunadamente, el cáncer se extendió a su cerebro y los doctores le dieron pocos días de vida. "La tomografía computarizada mostró que el cáncer se había extendido por todas partes y que el tratamiento no sería una opción adecuada", recordó Sharon.

 

Vickie y Sharon se volvieron grandes amigas durante la pandemia,
Vickie y Sharon se volvieron grandes amigas durante la pandemia.

 

El pasado 21 de septiembre, Vickie falleció en su casa a los 43 años. Su familia la describe como "el alma de la fiesta", y aseguran que pese a su enfermedad mantenía su gran sentido del humor.

"Te lanzaron un gran golpe cuando te dieron solo unos días de vida, pero en serio pateaste traseros y aprovechaste al máximo estas últimas siete semanas", escribió en redes sociales Claire Brenton, otra de sus amigas.

De hecho, tras su deceso, Sharon creó una página de GoFundMe en agosto para ayudar al esposo de Vickie, Paul, de 36 años, con cualquier costo futuro. La iniciativa ha sido un éxito y ya han recaudado más de 8 millones de pesos chilenos.

Durante este viernes, sus amigos y familiares se reunirán para darle el último adiós en una "celebración de la vida de Vickie".

Leer más de