Niño tuvo tos durante cinco años y al ir al médico se dieron cuenta que tenía un juguete en su garganta Cedida a News Australia

Niño tuvo tos durante cinco años y al ir al médico se dieron cuenta que tenía un juguete en su garganta

  • Por Ana María Lizana

Marley Enjakovic, un niño de 8 años proveniente de Australia, sufrió de tos durante cinco años y al ir al médico por este motivo, descubrieron que aquello tenía una sola razón: el pequeño tenía un juguete incrustado en su garganta.

El origen de la tos

El pequeño sufrió de tos gran parte de su vida, específicamente desde los dos años, lo que le dificultaba respirar e incluso le provocaba vómitos con frecuencia, consigna New York Post.

Pese a haber visitado decenas de médicos, apenas le diagnosticaron asma. Sin embargo, el inhalador poco resultado dio, ya que su condición empeoraría en diciembre del año pasado.

Su padre, Jay Enjakovic, estaba convencido de que el diagnóstico no estaba en lo correcto, por lo que, dijo, "presionamos a los médicos e hicimos más preguntas. Realmente queríamos una respuesta porque teníamos la sensación de que no era asma".

Fue cuando Marley fue hospitalizado el año pasado cuando descubrieron lo que realmente sucedía. En los rayos X que le practicaron al niño, descubrieron el motivo de su "asma".

“Afortunadamente, sus imágenes de rayos X se tomaron un poco más arriba esta vez y se dieron cuenta de que algo estaba pasando con su esófago y su tráquea”, dijo la madre del niño, Skye.

El juguete creó una "fístula"

Tras ese examen, el cirujano de Marley le señaló a los padres que el habían diagnosticado una fístula traqueoesofágica, es decir, "una conexión de su esófago a su tráquea, lo que significa que la comida, la bebida y la saliva básicamente habían estado ingresando a su tráquea (vías respiratorias) y pasando a sus pulmones", explicó la madre.

Es por ello que se ordenó una operación para el niño, pero la tráquea de Marley aún estaba muy hinchada, por lo que fue derivado al hospital infantil de Melbourne el 27 de diciembre.

Fue ahí, antes de la operación, que se dieron cuenta de que un objeto ajeno a su cuerpo estaba alojado en la garganta, el cual fue extraído: "Se trataba de un pedazo de plástico, una flor de plástico artesanal, de sus vías respiratorias", señaló la madre.

"No podía creerlo, esa fue la causa de todo. Me sentí muy aliviada de tener una respuesta finalmente", confesó la madre.

"Es el niño más fuerte"

Los padres del niño no tienen un estimado de cuánto tiempo estuvo alojado el juguete en su garganta, pero calculan que "al menos cinco años, ya que fue cuando comenzamos a notar pequeños problemas que empeoraron con el tiempo", detalló la madre.

Por su parte, el padre, dijo estar "incrédulo" cuando le dieron la noticia y que aún está "conmocionado por la noticia" tras hallar la respuesta a la supuesta enfermedad de su hijo.

Sin embargo, señalaron que el niño aún se está recuperando y que "Marley no se ha curado como se esperaba en Melbourne, después de que la inflamación se resolvió, la conexión (fístula) todavía estaba allí".

Por ello, este martes fue sometido a una nueva operación para corregir el problema en su garganta: "Es el niño más fuerte, casi nunca se queja, es muy valiente".