Pixabay

"Se atragantó, cayó al piso y nadie lo ayudó": muere en pleno concurso de comida y su familia denuncia negligencia

  • Por Meganoticias

Luis Rincón, de 55 años, comía grandes cantidades de morcilla en el menor tiempo posible para intentar ganar un concurso de comida y murió atragantado.

La competencia se desarrolló en el marco del Festival de la Morcilla, realizado en la Plaza de Mercado de Ubaté, en Cundinamarca, Colombia. El embutido se quedó atascado en la garganta de Luis y le obstruyó el flujo del aire hasta provocarle ahogamiento.

En su intento de reponerse, sin poder respirar, cayó al suelo desde la tarima donde se llevaba a cabo el show, a una altura de más de dos metros, delante de los espectadores, reseñó RCN Radio.

Familiares intentaron darle los primeros auxilios con los pocos conocimientos que tenían en reanimación, pero no tuvieron éxito. Luis murió ese mismo día en la sala de urgencias del hospital.

Murió sin que lo auxiliaran: no había policías, ni bomberos

“Pasó alrededor de media hora hasta que llegó la ambulancia. Gritábamos que por favor alguien nos prestara auxilio, para poderlo llevar al hospital. Nadie movió nada”, declaró al portal La Villa la esposa del hombre que murió atragantado, María Victoria Ortiz.

Agregó que el incidente ocurrió en un evento público, un festival autorizado, que debía garantizar un mínimo de seguridad. “Muchos ojos lo vieron, murió ahogado y hay testigos”, agregó la mujer.

“Él fue uno de los participantes. En el momento que estaba consumiendo ese alimento se atragantó, se cayó al piso y nadie lo ayudó”, declaró Johana Pachón, familiar del hombre trabajador de la construcción, publicó Pulzo.

Denunció que en el evento “no hubo protocolos de seguridad”; por eso no había nadie capacitado para prestar los primeros auxilios en casos de emergencia como este. “No había presencia de policías, de bomberos, no había nadie”, expresó indignada.

Ese domingo 14 de agosto, mientras atendían a Luis en el hospital, Pachón regresó a la Plaza de Mercado para contactar a los organizadores del evento. Al llegar, la policía había ordenado el cierre del evento, la tarima estaba desolada.

“Nadie se ha acercado, nadie nos responde, nadie nos ha llamado”, manifestó. La administración municipal espera los resultados de la necropsia para ofrecer información oficial.

Leer más de