Joven se acostó en el piso de hospital. Aire de Santa Fe
  • Mundo

Joven muere por coronavirus tras esperar atención acostada en el piso de un hospital

  • Por Meganoticias

Argentina, que por estos días está bajo estricto confinamiento a causa de la alza en los contagios de coronavirus, exhibió su cara más triste en la ciudad de Santa Fe debido a la muerte de una paciente que acudió en reiteradas oportunidades a un hospital para ser atendida e incluso estuvo acostada en el piso del recinto.

Es la lamentable imagen de una joven, de tan sólo 22 años, quien esperó acostada en el piso de un hospital antes de recibir atención médica, pese a lo cual terminó falleciendo a causa del virus.

Es el caso de Lara Arreguiz, quien era estudiante de veterinaria y paciente insulino dependiente.

"Me voy a acostar en el piso"

Lo vivido por la joven fue relatado por su madre Claudia Sánchez, quien publicó una foto de su hija acostada en el suelo del Hospital Iturraspe.

“Ingresamos y Lara ya estaba muy descompuesta, se ahogaba. Insistí tres veces en admisión para que por favor nos hicieran pasar porque se desmayaba. Nos dejaron en un pasillo, donde pasaban pacientes con o sin Covid”, comenzó diciendo la madre en declaraciones al diario Clarín.

Siguiendo con su relato añadió "me dijo que quería acostarse y le pregunté al de seguridad si podía recostarse en una camilla del pasillo, pero nos dijo que no. 'Me voy a acostar en el piso', me dijo mi hija. Después nos vio una señora que nos prestó su chaqueta para taparla por el frío".

Era la tercera vez que Lara llegaba hasta un centro de salud, ya que anteriormente por falta de médicos no logró ser atendida y regresó a su casa, pero sin lograr superar el padecimiento.

"Me duele haberla visto tirada en el piso sin respirar y que nadie hiciera nada", agregó la madre de Lara.

Falleció tras sufrir tres paros cardíacos

Ante la insistencia y la desesperación de su madre, la estudiante fue ingresada para ser tratada, siendo la última oportunidad en que su progenitora vería con vida a su hija, ya que fue aislada por contacto estrecho.

Fue su padre el único que podía visitarla y verla a través de una ventana. Así se logró estabilizar a la Lara y fue derivada a una cama intermedia, donde le suministraban insulina por goteo.

Sin embargo, surgieron nuevas complicaciones en su salud, ya que sus pulmones estaban afectados severamente por el virus.

Así volvió a la zona de terapia intensiva, donde su estado de salud empeoró y terminó falleciendo tras sufrir tres paros cardíacos.

Ver cobertura completa